"Estamos verificando movimiento de colectivos y aviones pero no hay pistes firmes"

A más de un mes de la desaparición del joven Nicolás Capovilla, la Brigada de Investigaciones intensifica el trabajo para dar con su paradero. Hasta el momento no hay datos precisos que puedan alentar alguna novedad.

Nicolás Capovilla, de 35 años, fue visto por última vez entre el 23 y 26 de enero en la casa donde vivía en la calle Francia y desde entonces no hay novedades acerca de lo que sucedió con él.

Julián Vilches, jefe de la Brigada de Investigaciones de Comodoro Rivadavia, explicó a El Patagónico que no hay novedades en la búsqueda, si bien se recibieron algunos aportes telefónicos ninguno de ellos fue con datos concretos.

"No hemos avanzado mucho en eso, no hay nada, no hay pistas firmes, no hay indicios de ningún tipo, sólo que en la casa no hay signos de violencia", aseguró a más de un mes de la desaparición.

Asimismo, Vilches indicó que se realizan los peritajes sobre el teléfono celular que dejó en su casa y de algún otro elemento que pudiera servir para aportar algún dato que oriente la búsqueda.

Con el paso de los días la búsqueda se intensifica y a la vez genera desconcierto: "continuamente estamos verificando movimiento de colectivos y aviones, también migraciones pero por ahora no surgió nada" afirmó el comisario.

La Brigada de Investigaciones, ya hace más de una semana dio intervención a Gendarmería y Comisarías de otras provincias.

Y también en base a las declaraciones de la hermana de Nicolás- que fue la última que lo vio- se trabaja en la búsqueda y se revisaron largas horas de registros de cámaras de seguridad el centro de monitoreo y de casas particulares de la zona.

Nicolás Capovilla desapareció de su domicilio, es de contextura física delgado, pesa 65 kilos aproximadamente, mide 1,75, tiene cutis blanco, ojos claros, cabello corto castaño claro y al momento de su ausencia presentaba una barba crecida de varios días.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico