"Están inculcando una cultura en la que parece que ser narco es cool"

Millones de personas en todo el mundo siguen la segunda temporada de la serie Narcos que narra con aparente realismo los últimos meses de vida de Pablo Escobar. Pero entre ellas hay un televidente que lo vivió de cerca: Juan Pablo Escobar, que ahora se hace llamar Sebastián Marroquín.

Es el hijo mayor del narco, cuyo personaje tiene una notable presencia. Y está indignado con lo que se refleja. "Está llena de errores. Para empezar: yo no era un niño. En la serie parezco Benjamin Button, cada vez soy más chiquito, aparento ocho años. Yo tenía 16 años cuando murió mi padre. Y me enteraba de todo. Él siempre me contó que era un bandido, un narco. Veíamos la televisión y no le temblaba la voz al decirme: esa bomba la puse yo. Y discutíamos", explica desde Buenos Aires, donde vive desde la muerte de su padre.

La familia Escobar pactó con el cartel de Cali que les dejaran vivir a cambio de entregarles todos sus bienes. Y después de algunas peripecias la esposa, el hijo y la hija del narco acabaron en la capital argentina, donde llevan una vida discreta. Hasta que la serie ha devuelto al primer plano sus vidas.

Al contrario de lo que pudiera pensarse, el hijo de Escobar no está molesto por la imagen durísima que traslada la pantalla. Al contrario: cree que está dulcificada. "Mi padre era mucho más cruel de lo que se refleja en la serie. Sometió a un país con el terror. Hay que tratar esta historia con responsabilidad. Hay miles de víctimas y un país detrás que merece respeto. Están inculcando una cultura en la que parece que ser narcotraficante es cool. Me están escribiendo jóvenes de todo el mundo que me dicen que quieren ser narcos y me piden ayuda. Me escriben como si yo vendiera tickets para ingresar a ese mundo", se enfada.

Marroquín escribió un libro sobre su padre en el que narra la brutalidad de sus asesinatos y su forma de ser despiadada. Ahora prepara otro en el que incluirá detalles de los últimos dos meses de vida de Escobar, los únicos en los que ya no estaba con su familia. Lo que más le molesta es que la serie ofrezca una imagen aparentemente realista de algo que para él no lo es. "No se reflejan los momentos de soledad, miedo, zozobra, terror. La violencia era mucho más atroz de lo que la serie muestra. No estoy en absoluto orgulloso, pero tenemos que ser serios. Yo me ofrecí a colaborar con Netflix y lo rechazaron". Y da ejemplos concretos. "No vivíamos con lujos en la fuga. Ojalá el final hubiese sido con esas mansiones con piscina que aparecen en la serie. Tampoco estábamos rodeados de bandidos. Estábamos muy solos, todos le traicionaron, se entregaron o los mataron. A veces compraba una casa y en la misma noche teníamos que abandonarla y se perdía esa plata. Nos movía siempre con los ojos vendados. Decía que así si nos capturaban y nos torturaban no podríamos entregarle. No usaba el teléfono. Mi padre decía que era la muerte, que él siempre había localizado por el teléfono a la gente a la que quería matar. Tampoco mi abuela era esa mujer tierna que aparece ahí. Ojalá. Ella le traicionó con el cártel de Cali. Tuvo que elegir entre su vida y la de su hijo y eligió salvarse", cuenta Marroquín con una naturalidad que impresiona.

Ahora es un hombre de 39 años, con un lejano parecido físico al niño de la serie, que trabaja de arquitecto y trata de reinventarse pero también tiene una empresa que hace camisetas sobre Pablo Escobar, por lo que vive en una contradicción permanente.

Marroquín ha hecho una lista con 28 errores graves del guión de Narcos, en los que se incluye el club de fútbol de los amores de Escobar: no era del Nacional sino del Independiente de Medellín. Y nunca compró ningún club, asegura. "Él decía que no le interesaban los negocios lícitos porque con ellos no se ganaba plata". Incluso desmiente un momento cumbre de la serie: "Mi padre nunca quemó plata para calentarnos. Yo alguna vez en el documental que hice conté que pasamos hambre mientras estábamos rodeados de millones de dólares. Y es verdad. Una vez estábamos rodeados por la policía y nos quedamos sin víveres durante una semana. Ahí dije que para lo único que servía el dinero es para tirarlo a la chimenea. Pero nunca llegamos a hacerlo".

Tras la muerte de Escobar, que según su hijo se suicidó al verse rodeado por la policía, Marroquín y su madre tuvieron que negociar con los cárteles para no ser asesinados. Todos los Escobar estaban sentenciados. "Les pedimos que nos dejaran vivir. Yo fui con mi madre a esas reuniones. Nos exigieron que entregáramos la totalidad de los bienes como parte del botín de guerra. Ellos sabían todo lo que tenía mi padre. La consigna era simple: si esconden una sola moneda les matamos. Así salvamos nuestra vida. Volvimos a ser nadie. Eso me hizo un hombre libre, si no habría enloquecido con el dinero. Me tocó empezar de cero", asegura en una entrevista El País.

Los investigadores no creyeron esta historia y la madre de Marroquín pasó dos años en una cárcel argentina por presunto blanqueo. Él estuvo 45 días. Pero finalmente les absolvieron y ahora viven tranquilos en Buenos Aires. Hasta que la serie de Netflix ha devuelto al primer plano su historia. O al menos una versión de ese pasado que tiene indignado al hijo del narco más famoso de la historia. Él insiste en que no quiere ni mucho menos salvar la imagen de su padre, sino atenerse a lo que él vio y vivió para sacar lecciones más duras. "Es imposible cuidar la imagen de mi padre. Yo soy el más duro con él. Pero no mintamos. Mi padre mató a unas 3.000 personas. A la historia real le sobra violencia, explosiones, terror. No es necesario que unos guionistas creativos se pongan a adornarla con mentiras".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico