"Estoy satisfecha porque entren los dos en la cárcel"

Josefa Moreno viajó desde España para seguir de cerca el juicio por el asesinato de su hijo Expósito Moreno, hoy pudo ver a la cara a los culpables del crimen mientras se leía su sentencia. A la espera de la audiencia de cesura señala que esperaría que reciban "cadena perpetua pero me conformaré con lo que dispone la Justicia". Mientras la lucha por la tenencia de la menor que inició su hijo "la seguiremos hasta donde tengamos que llegar".

La primera semana de septiembre llegó Josefa junto a su marido a Comodoro para presenciar el juicio por el crimen de su hijo ocurrido el 25 de junio de 2014. Hoy el proceso llegó a instancias finales y con nerviosismo siguieron las tres horas de exposición del Tribunal a cargo del caso que tenía a la cabeza al juez Mariano Nicosia. La sentencia que señala como autor responsable del homicidio agravado a Sergio Solís y como participe necesaria a Nadia Kesen, les dio la tranquilidad que hace dos años esperaban para poner un manto de justicia al aberrante crimen.

Mientras fumaba un cigarrillo repasando la sentencia en su cabeza, Josefa Moreno relató a El Patagónico: "lo que yo espero para ellos es cadena perpetua, pero que tiren los años que se tengan que tirar en la cárcel porque ellos lo que hicieron fue un asesinato, fue terrible para una niña que tenía locura por su papá".

Ella asegura que no apartó la mirada a los imputados, mientras aguantaba los nervios en la lectura de la sentencia que, por momentos, daba cuenta de que podría ser favorable para Kesen. Sin embargo ellos, como lo hicieron desde que comenzó el proceso "nunca me miraron, siempre mantuvieron la cabeza gacha y pude saber que ella (Nadia Kesen) se retiró llorando. Lo hubiera pensado antes y no tendría de que lamentarse", lanzó.

El próximo martes 11 se conocerá la pena para cada uno de los acusados. Para, Josefa "la condena debe ser la máxima, yo quisiera que pasen toda la vida en la cárcel pero si disponen los años que digan me conformo".

"VOY A SEGUIR LA LUCHA DE MI HIJO"

Josefa lamentó que en los veinte días que estuvo en Comodoro Rivadavia sólo pudo ver una vez a su nieta. "La he visto una sola vez desde que estuve acá, tuvimos un encuentro estupendo, mi niña se abrazó a nosotros. Nos ha dicho 'que falta me haceís', esa fue una satisfacción muy grande, fue con mucho cariño aunque tengo la pena de que no he podido verla nunca más, estamos insistiendo en ello".

Además de poder entablar un nuevo contacto con la menor, Josefa señaló que mantiene la denuncia para "poder llevar a la niña a España, eso va a seguir para adelante llegue hasta donde tenga que llegar porque voy a seguir la lucha de mi hijo", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico