Estrategia de municipales evitó que fueran reprimidos por Gendarmería

Gran tensión social se vivió ayer en esta ciudad ante la posibilidad que trabajadores municipales que cortaron el acceso norte se enfrentaran con un una sección de tropas de élite de Gendarmería perteneciente al Grupo Móvil 4 de Córdoba. Ambos grupos se mantuvieron distantes 300 metros. El choque no se produjo porque no llegó la orden judicial para avanzar contra los manifestantes.

Caleta Olivia (agencia)
Los efectivos de la fuerza de seguridad nacional, que sumaban aproximadamente cien, estaban fuertemente pertrechados y esperaban a los manifestantes en la explanada de una estación de servicio, frente al sector de la Ruta 3 que ha había sido objeto de otro piquete hace poco más de una semana.
Pero los municipales que reclaman el pago de los salarios de mayo habían enviado "observadores" y alrededor de las 11:30, en asamblea, decidieron que harían el bloqueo en la rotonda de acceso, frente a la playa de tanques petroleros de Termap.
Esa es un área urbana y consecuentemente la estrategia fue dejar legalmente nula la orden que tenían los gendarmes emanada del Juzgado Federal: asegurar la libre circulación por la principal vía terrestre de la Patagonia.
Los trabajadores en huelga sumaban alrededor de 300, entre ellos numerosas mujeres, y dijeron estar decididos a resistir cualquier intento de represión ya que vienen soportando todos los meses serias dificultades por el cobro de sus salarios.

SE EVITO EL CHOQUE
Uno de los comandantes del grupo de gendarmes dijo a El Patagónico que su misión específica era mantener libre la zona asignada y la estaba cumpliendo, pero no descartaba que pudiera recibir una nueva directiva y avanzar con su tropa hasta el sitio del piquete.
La solución salomónica que evitó el choque surgió de improviso, cuando se autorizó la circulación de camiones por una empinada calle que atraviesa el exclusivo barrio Altos del Golfo, la que luego ensambla con un zigzagueante camino de tierra y pasa por la zona del cementerio.
Nunca antes ese trayecto había tenido circulación continua de tránsito pesado y no fueron pocos los pesados rodados que rompieron algunos canteros o quedaron varados por varios minutos al no contar con un adecuado radio de giro, pero finalmente esos imponderables se fueron superando con la colaboración de efectivos de la Policía Provincial.
Los camiones circularon en ambos sentidos, pero gran parte de los que se dirigían en sentido sur–norte quedaron atrapados en el área urbana, sin posibilidades de utilizar la vía alternativa.
De todos modos, los oficiales de gendarmería consideraron que ellos habían cumplido con la orden que se les encomendó y además no recibieron ninguna otra directiva, por lo cual el piquete de los municipales se mantuvo firme en la rotonda desde el mediodía y hasta las 20.

FONDOS NO HAY
Hoy los municipales podrían volver al mismo sitio, pero ello lo resolverán en otra asamblea que realizarán frente al edificio central de la comuna donde desde hace varios días mantienen un campamento.
En tanto, voceros de Departamento Ejecutivo indicaron que el intendente Facundo Prades permanecía ayer en Buenos Aires y que había logrado que el Gobierno nacional girara a Provincia 15 millones de pesos para ser transferidos cuanto antes a las cuentas del municipio.
Ese monto es insuficiente para afrontar todos los salarios del personal de planta permanente, contratados, de planes sociales y de cooperativas ya que necesitan alrededor de 90 millones. No obstante, se indicó que es probable que hoy haya otro aporte de las arcas provinciales y mañana se podrá saber hasta donde alcanzarán los pagos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico