Estudiantes del Domingo Savio limpian la guardería Los Grillitos tras el temporal

Más de 20 estudiantes de tercero, cuarto, quinto y sexto año del Colegio Domingo Savio iniciaron ayer trabajos de limpieza y reacondicionamiento en las instalaciones del jardín maternal que sufrió las consecuencias del temporal. "Tuvimos que trabajar bastante, pero con tal de ayudar vale la pena", sostuvo Ramiro Cárdenas, uno de los estudiantes que participa de la actividad solidaria, que también se extiende a las casas particulares del sector.

La guardería Los Grillitos que se encuentra en la zona alta del barrio Pietrobelli también resultó afectada por el temporal de abril. La acumulación de barro y agua no solo ingresó al interior del edificio sino que también dañó el techo, obligando a suspender por unos días las actividades para los 20 niños que cada día asisten al jardín.
De a poco la institución intenta volver a su normalidad, y mientras su personal espera la visita de funcionarios municipales y provinciales para interiorizarse sobre esta triste situación, los que sí aparecieron ayer fueron los estudiantes del Colegio Domingo Savio, que en el marco del proyecto "Experiencia de servicio" visitan casas del barrio e instituciones para poder colaborar y dar una mano entre tanto desastre.
“Básicamente vinimos a lijar y pintar los juegos de los chicos y a sacar la tierra que quedaba en el patio trasero del jardín”, explicó Ramiro Cárdenas, uno de los estudiantes que participó de la actividad.
"Otros días también estuvimos paleando en diferentes casas. En algunas perdieron todo; gente que tenía poco perdió lo único que tenía. Tuvimos que trabajar bastante, pero con tal de ayudar vale la pena”, sentenció en diálogo con El Patagónico.

EL VALOR DE LA JUVENTUD
Luis Goitea, el director de la institución ayer estaba realmente conmovido por el gesto de los alumnos. “El temporal nos ha afectado muchísimo, se nos ha inundado toda la institución. Lamentablemente no hemos tenido la respuesta que hemos querido, dado que la problemática es bastante grande en Comodoro. Pero hoy siento una alegría inmensa, porque a veces hablamos equivocado de los jóvenes y esto me ha demostrado que tenemos jóvenes sanos. Así que estamos muy satisfechos porque se ve que quieren a Grillitos, que quieren al barrio”, señaló.
Según explicó Jorge Mango, preceptor que ayer acompañaba a los estudiantes, todos los años el colegio salesiano realiza este tipo de "Experiencias de servicio" que se llevan a cabo en forma voluntaria. Cada alumno que quiere participar de las actividades se anota en una lista y posteriormente se organizan acciones en diferentes lugares de la ciudad o en otros poblados.
"Generalmente cuarto año hace siempre en Comodoro, quinto en Río Mayo y sexto en la ciudad", sostuvo Mango. "Se ayuda a la gente en lo que se puede: arreglar un alambrado, hacer limpieza, pintura. Y Los chicos se comprometen de lleno con todo", contó.
El preceptor aseguró que el objetivo es que los estudiantes aprendan. Por esta razón, ayer cuando no llevaron los baldes que les habían pedido tuvieron que improvisar para realizar el trabajo, sabiendo que era imposible utilizar carretilla por la escalera de ingreso al jardín.
Así con cajas de cartón los alumnos fueron sacando tierra y los resultados fueron los mejores: llenaron dos bateas de barro, tierra y demás. En forma paralela otro grupo pintó los juegos del jardín, con alegría y esfuerzo.
Hoy la actividad continuará por la mañana, de 10 a 13, luego de que los chicos pasaran la noche en el colegio. Tras las tareas habrá una jornada de juegos y posteriormente una reflexión ya que el objetivo principal es desarrollar la solidaridad y el compromiso con su comunidad.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico