Estudiantes secundarios fabrican camas para los damnificados por el temporal

Son los alumnos de Quinto y Sexto año del Colegio San José Obrero, quienes acompañados por docentes y el equipo directivo del establecimiento comenzaron a fabricar camas que serán entregadas a familias damnificadas por el temporal. Desde la escuela piden donaciones a personas y empresas para seguir produciendo y así continuar ayudando con esta iniciativa netamente solidaria.

Todo comenzó con una acción solidaria que permitiría comprar herramientas para realizar las prácticas estudiantiles durante el año. Sin embargo el temporal lo cambió todo y lo que iba a terminar en una función de cine, que incluyó una venta de entradas por parte de los alumnos, se extendió a la construcción de camas para quienes más lo necesitan en este momento.
Los estudiantes de Quinto y Sexto año del Colegio San José Obrero desde hace un mes y medio, en el galpón de la institución, construyen camas de metal y madera que en los próximos días serán entregadas.
La iniciativa forma parte del espacio Proyecto Solidario y cuenta con el acompañamiento de las materias Máquinas y Herramientas, Mecánica Técnica I y II e Instrumento de Medición de Electricidad, a cargo de los docentes Hugo Friera y Luis Caneo, respectivamente.

UNA ACCION SOLIDARIA

Según explicó Friera, inicialmente con todo lo recaudado en la función de Cine Solidario -un espacio que brinda Sudestada Producciones Patagónicas a instituciones que tengan un objetivo benéfico-, se compraron caños estructurales, madera y los elementos para construir las camas. Así, luego de que se eligió el diseño entre varias propuestas comenzó la fabricación; cortando caños e inclusive la madera para realizar los elásticos.
"Por ahora estamos en una primera etapa de doce camas, pero después con material que se consiguió de donaciones seguiremos haciendo y si siguen donando haremos más camas”, explicó Friera, acompañado por los estudiantes Sebastián Águila, Camila Álvarez, Ixiel Curruhinca y Jonathan Chicuy.
El docente aseguró que el principal inconveniente para continuar la fabricación es precisamente conseguir los materiales y las herramientas necesarias. Sin embargo, está esperanzado en que recibirán nuevas donaciones, tal como sucedió hace unas semanas cuando empleados de la firma Baterías Austral juntaron dinero y compraron materiales.
Para los chicos, este trabajo no se trata de un práctico más sino de una "experiencia que te va quedar para siempre", explicó Sebastián Águila, quien aseguró que lo aprendido también puede servirles en su futuro.
Los profesores también son conscientes de eso, señaló Caneo. “Los chicos están contentísimos; inclusive cuando fue el tema de la inundación hemos salido a colaborar con los chicos de todos los años, de primero a sexto, y sé que en forma particular también iban a colaborar. Entonces cuando se les plantean estas actividades solidarias están motivados y dispuestos a participar”, explicó.
Quienes quieran sumarse a la iniciativa solidaria pueden donar dinero o bien materiales, desde caños estructurales reforzados de 60x20 y 30x40, machimbre de media pulgada, electrodos, discos de cortes para la amoladora, discos para gastar y discos para la sensitiva. De esta forma, se ayudará a que los jóvenes puedan seguir construyendo camas para quienes más necesitan.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico