Estuvo más de un año preso por matar a un delincuente

"Soy inocente a la calificación que se me imputa; lo único que hice fue defender a mi familia", fueron las palabras de Carlos Fuentealba, absuelto ayer en la misma jornada en que había comenzado a ser juzgado por el homicidio de Víctor Hugo Romero, ocurrido el 4 de octubre de 2014 en Pico Truncado.

Caleta Olivia (agencia)

A Carlos Alberto Fuentealba (34) se le imputaba el delito de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y al momento de declarar frente a los jueces Cristina Lembeye, Juan Pablo Olivera y Omar Alonso aseguró que actuó en defensa de su familia, lo que luego fue avalado por la Fiscalía.
Al no existir una acusación fiscal y teniendo en cuenta que no se presentó una parte querellante, el tribunal determinó que quedara absuelto, recuperando inmediatamente su libertad, luego de permanecer 16 meses detenido en la Seccional Segunda de Pico Truncado.
El hecho de sangre se produjo a las 00:15 del 4 de octubre de 2014, cuando Fuentealba, de profesión albañil, se encontraba en su vivienda ubicada en la calle Cepernic al 700, junto a su esposa y tres hijos de 1, 13 y 14 años.
En su relato, dijo que Víctor Hugo Romero (30), apodado "el Chavo", se presentó en el acceso a la casa y "le pegaba patadas al portón mientras me gritaba que salga. Le pedí que se vaya pero como los portones eran altos y yo no le abría, se metió al patio del vecino y saltó el paredón. Me amenazaba y me pedía plata mientras se acercaba a la puerta, quería meterse adentro y como él siempre andaba armado tuve miedo de que le hiciera algo a mi familia".
Agregó que "por eso saqué el arma de fuego que era de mi padrastro y disparé, pero no supe que lo había herido; solamente lo quise asustar. Ni siquiera pensé en matarlo. Sabía que él era una persona peligrosa y ya me había amenazado varias veces e incluso yo ya había hecho denuncias por eso. Siempre que me veía llegar a mi casa me pedía plata amenazándome con armas blancas o de fuego. Después de disparar, decidí irme con mi familia de la casa porque tenía miedo que volviera".
Consultado sobre el arma de fuego que tenía en su poder, Fuentealba respondió que "mi padrastro era sereno y cuando murió el arma quedó en mi casa".

CON ANTECEDENTES
Por otra parte, Fuentealba dijo ayer que es vox populi en Truncado que "Romero en enero de 2014 había matado a una persona y estuvo detenido, pero lo largaron por falta de pruebas. La víctima de ese hecho había sido Nicolás Romero y todos dicen que fue él".
Luego de un breve cuarto intermedio, la Fiscalía a cargo de Carlos Rearte resolvió que no pediría una condena ya que entendía que había actuado en defensa propia, por lo que inmediatamente quedó en libertad.
Momentos de profunda emoción se vivieron entre Fuentealba y los familiares que no pudieron contener las lágrimas de alegría ante su liberación.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico