Ex brigadista y su hijo detenidos por los incendios en el parque nacional Los Alerces

Ceferino Salinas de 36 años, un poblador del Parque Nacional Los Alerces, que años atrás había trabajado como brigadista en los combates contra incendios forestales, quedó ayer detenido de manera preventiva por la justicia que entendió que hay indicios que determinarían que él y su hijo de 17 años serían los responsables de haber provocado al menos dos focos colaterales al incendio principal que desde el jueves arrasó con 1.700 hectáreas de bosque.

Ceferino Salinas, un poblador del Parque Nacional Los Alerces, fue detenido el lunes a la tarde, junto a su hijo de 17 años, en un campo lindante al río Desaguadero, donde se habían detectado dos nuevos focos de incendio que -se cree en función de las pruebas recolectadas- fueron generadas por este ex brigadista al que ya por situaciones similares se lo había investigado en 2015.

Ayer por la tarde, mientras la lluvia daba tregua e impedía el avance del fuego, Ceferino Salinas fue llevado a audiencia en Esquel, ante el juez federal Guillermo Otranto, quien decidió dejarlo detenido en la Unidad nº 14 del Servicio Penitenciario Federal e imputarlo por el presunto delito también a su hijo, al que liberó por ser menor de edad.

La Fiscalía federal propuso nuevas medidas de prueba para determinar si los incendios del lunes tienen alguna vinculación con el foco central que comenzó el jueves y si Salinas y su hijo, que al momento de ser detenidos por Gendarmería indicaron que estaban pescando pero curiosamente no tenían consigo ninguna caña ni otro elemento que diera sustento a su versión, fueron los responsables de los siniestros. En su declaración ambos insistieron en no haber estado nunca en el lugar.

En el marco de la investigación, se ha ordenado el secreto del sumario por el plazo de diez días y se ordenó la realización de varias medidas de prueba para analizar la situación procesal de los dos imputados.

GRACIAS A LA LLUVIA

La lluvia que ayer cayó, tanto en el Parque como en Trevelin, no solo frenó naturalmente el avance del fuego, sino que también permitió que los aviones y helicópteros pudieran trabajar y descargar gran cantidad de agua sobe las llamas, que luego de cinco días de crecimiento fueron controladas.

"Los incendios están dominados o controlados, algo que es muy positivo. Para darlos por extinguidos falta mucho tiempo y trabajo, pero lo de hoy (por ayer) fue muy significativo ya que se frenó el avance y se atacó con fuerza la cabeza del incendio", describió a El Patagónico el intendente de Trevelin, Omar Aleuy.
Respecto del número de hectáreas siniestradas, ayer se seguía manejando la misma extensión que el lunes, es decir unas 1.700 en los que respecta al Parque Nacional, y cerca de 200 en el que afectó a la zona de las cascadas Nant y Fall de Trevelin aunque, en este último caso, el daño final podría ser menor.

"Las evaluaciones se van haciendo día a día y el dato positivo es que, junto con el control del fuego que se logró ayer, se detectó que tal vez las hectáreas siniestradas en Trevelin sean menores a las 200. El agua trajo mucho alivio", cerró el jefe comunal.

Entre los dos focos de fuego, desde el jueves están interviniendo más de 200 brigadistas que cuentan con el apoyo del Servicio Nacional de Lucha contra el Fuego, Defensa Civil de provincia y bomberos de las distintas localidades de la cordillera que unieron esfuerzos para atacar a las llamas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico