Ex choferes de Autobuses rechazan subsidio municipal y reclaman salario

Más de medio centenar de ex trabajadores de la empresa santafesina Autobuses SA decidieron rechazar el subsidio mensual de algo más de 20.000 pesos que les ofreciera el municipio y consecuentemente exigen tener un salario regular, conforme a un acta acuerdo que se firmó en la Secretaría Provincial de Trabajo y que luego fuera avalada por ordenanza del Concejo Deliberante.

Caleta Olivia (agencia)
Los ahora desocupados, en su mayoría choferes, aseguraron que decidieron no cobrar el subsidio porque ello representaría aceptar una condición de inestabilidad laboral que no concuerda con lo pactado y por ello ayer concurrieron al Concejo Deliberante, donde fueron recibidos por Rubén Martínez, circunstancialmente a cargo de cuerpo deliberativo.
Vale señalar que Autobuses dejó de prestar servicio a fines de febrero y se fue de la ciudad llevándose su flota de colectivos, pero sin realizar la liquidación final a sus empleados.
Si bien su contrato había expirado al finalizar 2015, aceptó una prórroga de prestación por dos meses hasta tanto las nuevas autoridades municipales llamaran a una nueva licitación.
Sin embargo la misma quedó desierta por falta de oferentes y hasta el momento las gestiones del intendente Facundo Prades resultaron infructuosas para concretar un reemplazo.
Por separado, choferes y otros dos concejales, Juan José Naves y Pablo Calicate, continúan evaluando la posibilidad de recuperar algunas de las desvencijadas unidades que pertenecieron a Urbano SE, la firma que antecedió a Autobuses, pero debido al estado en que se encuentran resulta muy difícil que esa alternativa sea viable.

MARTINEZ APOYA RECLAMO
En tanto, el problema de la inestabilidad laboral volvió a ponerse de manifiesto y este fue el motivo que llevaron a los trabajadores, acompañados por un dirigente de la UTA, a entrevistarse ayer con el concejal Martínez.
El edil los recibió en su despacho y no anduvo con rodeos ya que les dijo que personalmente apoyaría su reclamo, teniendo la absoluta comprensión que la atribuía al hecho de haber incursionado con anterioridad en un rol gremial y, sobre todo, en problemáticas comunitarias.
Incluso fue más allá y sorprendió a los trabajadores cuando les propuso que el futuro crearan ellos mismos una empresa similar a la de Zanón -la fábrica neuquina de cerámicos que, luego de cerrar por quiebra, comenzó a ser conducida por sus propios trabajadores que crearon una cooperativa-.
"Ustedes pueden ser dueños, tener sus sueldos y porcentajes", les indicó Martínez, propuesta que tácitamente fue recibida como un gran aliciente, aunque de todos modos uno de los choferes le dijo que eso se verá en el futuro, ya que ahora lo imprescindible es resolver la cuestión salarial.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico