Experimentos, tráfico y maltrato: los animales padecen al hombre

El maltrato animal es definido como un comportamiento irracional de una persona hacia un animal con el objetivo de causarle sufrimiento, estrés o, incluso, puede llevarlo a la muerte. Psicólogos y expertos consideran este tipo de acciones como una antesala a la violencia social.

Estudios demuestran que los asesinos tienen algún precedente de maltrato animal en su infancia. También revela un indicador de violencia doméstica. De acuerdo con cifras oficiales de grupos defensores y protectores de animales, cada año millones de ellos mueren como consecuencia del maltrato.

Desde ser abandonados hasta la tauromaquia, las peleas de gallo, el tráfico de animales exóticos y su matanza para uso de pieles o partes del cuerpo son las formas a la que un animal puede ser expuesto al maltrato.

MALTRATO DE ANIMALES DOMESTICOS

En este caso no solo incluye provocarles algún tipo de daño, sino también abandonarlos, no tenerlo en buenas condiciones de salud, mantenerlo atado, en un espacio reducido por mucho tiempo o privarlo de la alimentación.

En varios países del mundo el maltrato animal es penado con cárcel o con costosas multas, por lo que muchos ciudadanos se han visto obligadas a protegerlos. Las legislaciones en algunas naciones también establecen prohibiciones, tales como sacrificar animales. Asimismo, hay países en los que se regula mediante leyes la adopción.

TAUROMARQUIA

Esta práctica, calificada como maltrato animal, nació en España en el siglo XII y se ha expandido alrededor del mundo. Esta "tradición" se centra en lancear al toro hasta causarle la muerte. El toro no solo es maltratado en el ruedo, sino antes del "espectáculo" taurino.

El movimiento denominado antitaurino lucha por la eliminación de esta práctica. Países como Ecuador y Perú han establecido su prohibición. En Colombia más del 40 por ciento de sus municipios y ciudades han logrado suprimir la tauromaquia.

PELEAS DE GALLO

Consiste en un combate entre dos gallos de un mismo género o raza. Esta práctica tiene su origen en Asia y fue llevada a América por los conquistadores. Es considerada por algunos como un deporte tradicional o afición, mientras que los defensores de animales lo catalogan como un acto de crueldad hacia los animales.

Los detractores argumentan que la pelea les causa sufrimiento a estos animales e, incluso, las heridas que sufren pueden provocarles la muerte. Pese a esto, sigue siendo legal en varios países de América Latina.

TRAFICO Y CAZA

El comercio ilegal de animales exóticos es la tercera mafia más lucrativa en el mundo y es considerada una de las principales causas de disminución de la biodiversidad que afecta gravemente los ecosistemas en el mundo.

Según las Naciones Unidas genera unos 7.500 millones de euros al año (aproximadamente más de 8 mil millones de dólares). No solo se trafican animales vivos, sino también animales muertos o disecados y, asimismo, se comercia su carne, piel y huevos.

La caza furtiva se realiza de forma incontrolada en todo el mundo, pero especialmente en África central y el sudeste asiático. Tailandia es uno de los mayores mercados no regulados de marfil, mientras que Nigeria y República Democrática del Congo son los países con más comercio ilícito de este artículo.

Se estima, además, que aproximadamente unas 15 mil pieles se venden al año, mientras que 10 mil pieles de reptiles son vendidas de forma clandestina anualmente. Organismos defensores de animales han hecho esfuerzos para detener esta práctica y sensibilizar a la población, pero la gran demanda y lo difícil que resulta aplicar las leyes, atrae en gran medida a redes criminales transnacionales.

EXPERIMENTOS

La experimentación con animales es una de las prácticas más oscuras de la ciencia y la industria. No solo son utilizados en la medicina, la física y la biología, sino también en la industria militar, de las armas, cosmética, del tabaco y la industria quí­mica en general.

Los grupos defensores de animales han logrado develar los horrores a los que son sometidos los animales en estos laboratorios. Cada vez hay mayor rechazo dentro de la sociedad y de los científicos -por motivos éticos, económicos y biológicos- sanitarios y están optando por métodos alternativos al uso de animales en los laboratorios.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico