Expusieron sobre la autogestión como alternativa al capitalismo

El encuentro desarrollado en el Centro de Información Pública puso en valor experiencias de empresas recuperadas en el país y el rol que tienen con la sociedad al romper con la lógica del mercado.

Carla Rodríguez, doctora en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires e integrante de la CTA Autónoma, repasó las principales características de la autogestión y el estado actual de las empresas recuperadas en Argentina. La conferencia, junto al dirigente trelewense Gonzalo Pérez Álvarez, tuvo espacio en el Centro de Información Pública, ayer por la tarde.
La historia reciente de la autogestión tiene foco en la crisis de 2001 que impulsó a muchos trabajadores a hacerse cargo de la producción y de la gestión de empresa vaciadas. El movimiento de fábricas recuperadas tiene como valor agregado que es resolver necesidades sociales.
"En los últimos 16 años hay muchísima experiencia de los trabajadores que están un poco invisibilizados. La idea de este tipo de charlas es poner en valor y recordar esas capacidades que tienen muchísimas dificultades pero que son completamente viables", dijo Rodríguez al periodismo.
La autogestión tiene varios ámbitos de actuación más allá del productivo como la vivienda o incluso la educación. Un ejemplo que citó Rodríguez es el de los bachilleratos populares que hoy representan un tercio de la oferta educativa pública de la Ciudad de Buenos Aires y que reincorporó a muchos pibes "ni-ni" (ni estudian, ni trabajan).
Una pelea que tienen las empresas recuperadas es por el reconocimiento legal. Rodríguez explicó que si bien hubo avances, todavía falta para el reconocimiento institucional. En el caso puntual de las expropiaciones, se analizó caso por caso por caso en el terreno judicial y legislativo.
"Los casos no tienen que quedar aislados. Hay que ponerlos en común para replantear el reconocimiento más integrado y pleno del trabajo autogestionado. Eso es un pendiente, porque hubo proyectos de ley que no se terminaron de aprobar", relató al referente de CTA.
"En materia de producción autogestionaria de vivienda hay un nuevo proyecto en tratamiento en la Cámara de Diputados de la Nación para darle impulso a ese sector, porque hace más de un año y medio que los planes de vivienda de sectores de bajos recursos están congelados, así el déficit de vivienda crece", remarcó.
Quizás el caso más conocido de las fabricas recuperadas y el trabajo autogestionado está en la Patagonia. La cerámica Zanón fue ocupada por sus trabajadores tras la quiebra en 2001. Las idas y venidas en la justicia siguen para este caso, aunque la empresa ya se denomina FaSinPat: Fábrica Sin Patrones.
"Zanón tiene problemas porque la legalidad que existe es aún insuficiente para consolidar el proceso. Además, hay que dotarlas de crédito para renovar la maquinaria y ese tipo de cuestiones. La idea que quiero dejar que la innovación legislativa es parte del desarrollo de la conciencia social", apuntó Rodríguez.
La organización de la charla estuvo a cargo de la Cátedra Libre de Derechos Humanos de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB) y la CTA Autónoma.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico