Falleció al impactar contra un guard rail con una moto

Matías Castillo se dirigía desde Comodoro Rivadavia a Rada Tilly en una Motomel 150cc. Su cuerpo fue encontrado por tres jóvenes que recién salían de trabajar de un restaurante y que vieron la moto circular sola y caer sobre el asfalto. Tras chocar con la contención metálica también impactó contra unos carteles de señalización. Perdió la vida en el acto.

Eran alrededor de las 5 de ayer cuando tres empleados de un restaurante de Rada Tilly se dirigían a Comodoro Rivadavia luego de su jornada de trabajo. Transitaban rumbo a la ruta Nacional 3 cuando observaron que una motocicleta transitaba sin conductor a poca velocidad por el carril contrario hasta que cayó sobre la calzada. La situación les llamó la atención y al darse cuenta de que se podía tratar de un accidente descendieron del automóvil y comenzaron a buscar al conductor.
La situación era desesperante ya que no podían encontrarlo. Finalmente pudieron dar con él a unos 50 metros de donde se habría producido el accidente, al otro lado de la vía, sobre la ladera del cerro.
Matías Castillo, de 24 años, ya estaba sin vida cuando ellos llegaron al lugar. El joven, según se supo luego, volvía de Comodoro Rivadavia a Rada Tilly en una Motomel 150cc, dominio 064 LFP. Llevaba el casco puesto y por causas que son materia de investigación perdió el control del rodado al impactar contra el guard rail y luego chocó violentamente contra los carteles de señalización que ayer por la mañana permanecían tirados al costado del camino de ingreso.
En la Comisaría de Rada Tilly descartan que haya participado otro vehículo y presumen, según informó el subcomisario César Avendaño, que por las características del accidente Castillo habría ido circulando a alta velocidad, y al perder el control salió despedido de la moto.
En el lugar se hizo presente personal médico que constató la muerte del joven, a quien ayer por la mañana se le practicó la autopsia. Luego su cuerpo fue entregado a sus familiares.
Castillo era conocido en el ambiente comercial de Rada Tilly, ya que hace un tiempo instaló una pollería en la zona de ingreso a la ciudad balnearia, lugar que hace cuatro años había elegido para vivir junto a su novia, una joven graduada en Trabajo Social y que se desempeña como acompañante terapéutica.
Hace dos meses había comprado la moto, luego de que el automóvil que tenía comenzara a fallar.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico