Falleció el actor y humorista Berugo Carámbula a los 70 años

Reconocido no sólo por sus actuaciones en cine, teatro y televisión sino también por ser una personalidad del espectáculo durante varias décadas. En el año 2004 se le diagnosticó la enfermedad, lo que lo alejó del arte y la televisión.

El actor, conductor y humorista uruguayo Berugo Carámbula, versátil figura de la televisión rioplatense que desde hace años luchaba contra la enfermedad de Parkinson, falleció ayer a los 70 años en Buenos Aires.
Heber Hugo Carámbula era el nombre real del actor que nació el 31 de octubre de 1945 en Las Piedras, Uruguay. El medio uruguayo Subrayado informó que su deceso se produjo ayer por la mañana en su casa del barrio porteño de Belgrano.
Carámbula comenzó su carrera en la década del '60 con el grupo de jazz Crazy Clown Jazz Band para luego recalar en el exitoso programa televisivo "Telecataplúm", donde profesionalizó sus perfil natural de humorista.
Fue una de las referencias de uno de los éxitos de la televisión argentina de los '80, "Hiperhumor" (84-87 y 89), protagonizado en Canal 9 por un elenco identificado como "los uruguayos" ya que, además de Carámbula, lo integraban Ricardo Espalter, Julio Frade, Eduardo D'Angelo, Enrique Almada y Andrés Redondo, entre otros.
Fue la explosión de un colectivo de humoristas que participaba desde los '60 en diferentes programas de la televisión argentina como "Telecómicos", "Telecataplum", "Comicolor" y "Rapicómicos", además de "Decalegrón" en Uruguay.
Carámbula protagonizó programas de TV como "Seis para triunfar", "Amo a Berugo" o "Todo al 9" y, más cerca en el tiempo, en telenovelas como "Son Amores", entre 2001 y 2003.
En 1988 recibió un Martín Fierro como al mejor conductor por el programa "Atrévase a soñar". Participó en cine con comedias como "La brigada explosiva" y "Los bañeros más locos del mundo".
En 2004 le diagnosticaron Parkinson, una enfermedad crónica y degenerativa, y desde entonces permaneció alejado de la escena de los medios.
Una de sus últimas entrevistas fue concedida a Chiche Gelblung , en la cual aseguraba el humor siempre lo salvaba a la hora de sobrellevar los pormenores de su enfermedad. "Tengo un sentido del humor contra el cual no puedo lidiar. Ante una tragedia o un drama, lo primero que veo es la parte cómica", contaba y a pesar de las pruebas que la vida le ponía adelante, seguía apostando duro a los sueños, "Porque los sueños... sueños son, pero aquí se hacen realidad".

EN PRIMERA PERSONA
"Si un tipo no escucha música y no se ríe nunca, disparale porque está incompleto; le está faltando algo", decía. En 1963, la música lo llevó a la tele y comenzó a hacer lo que mejor le salía, generar carcajadas en la audiencia. "Comencé mal, porque lo hice robando cámara. Dos de los protagonistas estaban en un bar charlando y yo era el que atendía, y me aburría: el sketch duraba como diez minutos. Metí el dedo en una botella e hice como que no lo podía sacar; terminé trepado al mostrador luchando con la botella. Estuvieron a punto de echarme", contaba entre risas sobre sus primeras apariciones en el programa Telecataplúm de Uruguay, el mismo show que lo llevó a inmigrar a Buenos Aires en 1964.
"El Chacal fue un personaje muy entrañable: un detective que fracasaba en todo lo que investigaba. Llamaba por teléfono a la oficina y decía: 'Hola, jefe, habla el Chacal C-H-A-C-A-L. Tenía que deletrear su nombre porque ni su jefe se acordaba de él. Otro papel que me marcó y que no puedo dejar de hacer es Gabino, porque a donde voy me lo piden".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico