Falleció el hombre mordido por perros en la Fracción 14

Jaime Andrade Sanin murió ayer a la madrugada como consecuencia de las graves lesiones que sufrió en sus extremidades inferiores el viernes al mediodía al ser mordido por perros en las inmediaciones de Chile y Código 573. Los tres canes individualizados como los que atacaron al hombre fueron trasladados al dispensario canino para ser analizados por veterinarios.

Jaime Andrade Sanin, un hombre de 49 años de nacionalidad colombiana que el viernes había sido mordido por perros en Chile y Código 573, falleció ayer a la madrugada en el Hospital Regional. Murió como consecuencia de las graves lesiones que había sufrido en sus extremidades inferiores, informaron fuentes policiales.
Los jefes de la Comisaría Quinta, Darío González y Omar Delgado, informaron que las heridas que sufrió Andrade afectaron su arteria femoral por lo que perdió abundante sangre mientras era trasladado al centro asistencial.
El hombre, que trabajaba en el rubro de la construcción, residía en la zona alta de la Fracción 14 y solía dirigirse a comprar a un supermercado de la avenida Chile, frente al barrio 30 de Octubre. Los policías pudieron llegar hasta la pequeña vivienda que alquilaba y encontraron la documentación que permitió corroborar su identidad. Hoy el cuerpo será sometido a la correspondiente autopsia para confirmar las lesiones que le provocaron la muerte.
Mientras tanto no hay testigos que dan cuenta del momento en el que el hombre fue atacado por los perros.
Con la colaboración de vecinos, la policía logró individualizar el sábado a los tres perros que atacaron a Andrade. Según el comisario González, el dueño de los canes está identificado y entregó los animales que fueron trasladados por veterinarios de la Municipalidad al dispensario canino para ser examinados.

ANTECEDENTE
Hay que recordar que a principio de agosto, en proximidades del lugar en donde fue hallado malherido Andrade Sanin, en un salitral del Cordón Forestal fue encontrado el cuerpo de un hombre. El cadáver estaba desmembrado y según la policía había sido mutilado por perros o alimañas.
Luego familiares de la víctima corroboraron su identificación en la morgue. Se trataba de Marcelo Hernández, de 38 años. Su muerte aún no ha sido esclarecida y quedaron muchas dudas sobre si se trató de un asesinato.
Los investigadores desde un principio tomaron el caso como un "homicidio", pero hasta el momento la autopsia ni otros estudios lograron determinar si hubo terceros implicados en la muerte.
En la autopsia realizada por el médico forense Oscar Licciardi no se encontraron heridas de bala, ni de cuchillos, aunque sí heridas de desgarramiento incluso producidas en vida por perros o alimañas, como se señaló.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico