Falleció la artista plástica Dolores Ocampo de Morón

La comunidad de Comodoro Rivadavia despidió ayer los restos de Dolores Ocampo de Morón, esa artista plástica y vecina comprometida que a los 86 años falleció el lunes a la noche. "Loli", como todo el mundo la conoció, respetó y valoró, mereció una misa en la Catedral San Juan Bosco, donde el mural que pintó hace varios años parecía ayer más elocuente que nunca. Sus restos fueron despedidos a partir del mediodía en la sala A de la Cooperativa. El municipio organizó ayer una exposición póstuma en el Centro Cultural.

El lunes, a los 86 años y luego de una vida creativa y social muy comprometida, falleció la artista plástica Dolores Ocampo de Morón, quien dejó una profunda huella con sus murales y también con la tarea desarrollada desde la Fundación Anahí, desde la que impulsó la donación de órganos.
La presencia de "Loli" en la ciudad es una constante, ya que se la puede apreciar en el mural en la fachada del Concejo Deliberante; en el aeropuerto, como muestra de presentación de la ciudad; en el teatro María Auxiliadora y en la Catedral San Juan Bosco, donde ayer recibió una misa en homenaje y despedida.
La artista nació en Dolores, provincia de Buenos Aires, el 26 de diciembre de 1930 y cursó sus estudios de bachiller en la Escuela Normal 2 de La Plata; luego estudió Bellas Artes en esa ciudad. El 29 de abril de 1959 llegó a Comodoro, junto a su marido, Mario, y sus tres hijos mayores. En la ciudad, la familia se agrandó con otros 5 hijos, 26 nietos y 18 bisnietos.

DOCENTE, CATEQUISTA Y VECINA COMPROMETIDA

Ocampo fue docente del Perito Moreno, María Auxiliadora, la Universidad y la Escuela de Arte, de la que luego fue directora. En el plano artístico, se dedicó a la pintura y a los murales, donde dejó plasmado su estilo, visión y amor por Comodoro en particular y la Patagonia en general.
Mujer de profunda fe, también fue catequista, integró el Movimiento Familiar Cristiano y los Cursillos de Cristiandad y fue fundadora de la Fundación Anahí desde la que, en épocas en el que el tema era tabú, promovió la donación de órganos.
Ocampo de Morón, que recibió numerosos premios y menciones tanto a nivel local, provincial como nacional, realizó 19 pinturas murales en Comodoro Rivadavia, Rada Tilly, San Julián y Cancún (México). En la ciudad los más vistos son los de la Catedral, el aeropuerto y el de la fachada del edificio del Concejo Deliberante, antes Mercado Comunitario.
La artista también realizó exposiciones individuales en Comodoro Rivadavia, Rawson, Trelew, Buenos Aires, La Plata, Perito Moreno, Caleta Olivia, Pico Truncado, Río Gallegos y en México, en la ciudad de Cancún. Además, participó en numerosas exposiciones colectivas en el país y en el exterior: Chile, España y Estados Unidos.
En noviembre de 1996 fue designada "mujer destacada" por la Provincia del Chubut y la Cámara de Diputados de la Nación.

PETROLEO EN EL LIENZO

Además de su estilo propio y visión localista, en sus pinturas Dolores fue la primera en colocar manchas de petróleo, que no solo le daban un toque distinto a la obra sino que le agregaba a la tela un elemento absolutamente comodorense, como un mensaje claro de cómo la economía, la sociedad, el trabajo y el arte podían estar unidos.
Apenas se conoció su deceso, el municipio dispuso la apertura de una exhibición póstuma, que se armó con los cuadros que Dolores Ocampo de Morón donó a la pinacoteca municipal y que ayer fueron nuevamente vistos y disfrutados por decenas de comodorenses.
En la misa de despedida, con el mural de la artista más presente que nunca, el padre Mario Vidmar destacó los valores artísticos y humanos de Dolores y citó parte del texto que su madre le dijo a San Agustín: "si de verdad me amas, enjuaga tu llanto y no llores si me amas… Lo que éramos el uno para el otro, seguimos siéndolo. La muerte no es nada. No he hecho nada más que pasar al otro lado. Yo sigo siendo yo. Tú sigues siendo tú”, citó, asegurando que Dolores seguramente ya está acompañada “por mucha gente que la quería, que ayudó y que seguramente se inspiró con sus cuadros y murales”.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico