Falta de combustible, falla eléctrica o combinación de varios factores

Serían las causas del accidente del avión que se estrelló la noche del lunes a pocos kilómetros de la ciudad colombiana de Medellín.

Las causas del accidente del avión que se estrelló la noche del lunes en las proximidades de la ciudad colombiana de Medellín, que transportaba a los jugadores del club de fútbol Chapecoense de Brasil, y en el que murieron 71 personas y otras seis sobrevivieron, pudieron haber sido por falta de combustible, o por una falla eléctrica, según las hipótesis de distintos analistas y pilotos, o por la combinación de numerosos factores, en tanto se esperan los resultados de las pericias.
"En ese avión, que es un British Aerospace y en el cual los únicos operadores en Sudamérica son de Chile y Argentina, no puede haber ninguna falla eléctrica capaz de parar los cuatro motores, la única falla que pudo haber tenido es por falta de combustible", precisó a Télam el piloto argentino Carlos Colunga, tras enfatizar que "no se registra en el mundo ningún accidente en el que se paren los cuatro motores a la vez; no hay sistema eléctrico que pueda tumbar un avión".
Destacó que "no hay ninguna posibilidad de que el avión haya tenido una falla eléctrica, entonces la pregunta es por qué faltó combustible; si es porque tuvo una pérdida en el tanque o porque no tenía suficiente combustible para hacer el vuelo".
En este sentido, Colunga, un piloto que tiene 15 mil horas de vuelo, señaló que "si no es un accidente en el que el avión se llevó por delante la montaña, cosa que no pasó, parecería que es el tema del combustible", y aclaró que cuando hay un evento en un avión que hace que se vaya para abajo "pueden pasar dos cosas, una que puedas ir controlándolo, acomodando el avión en la bajada, y otra que esté descontrolado, que no responda a tus mandos, pero el avión entró controlado a la zona".
A su vez, añadió que "hay muy baja posibilidad de que el combustible requerido no estaba, me cuesta mucho creer que un piloto de trayectoria no tenga combustible, el tema puede ser que se haya consumido más combustible de lo previsto a causa de estar en una zona conflictiva".
"Para mí -continuó- esto es lo que pasó porque entrar en una zona de tormentas donde hay que estar esquivando y zigzagueando, consume más combustible. Esto hay que verlo, y hay que esperar a ver lo que dice la junta".
A su vez, precisó que "ese avión tiene muy alta seguridad, es un avión del año 90 pero está muy bien mantenido".
Por su parte, el ex comandante de Aerolíneas Argentinas, que actualmente trabaja en una empresa de aviación privada, Rogelio Cirigliano, aseguró a Télam que "lo único que se sabe es lo que denunció el piloto momentos antes acerca de que había una falla eléctrica; y si hubo una falla es imposible saber su magnitud, puede ser simple y solucionable y también pueden ser la pérdida de todos los equipos más humo en la cabina, eso es lo que se practica en los cursos de simuladores".
No obstante, señaló que "aún no se puede aventurar nada", y agregó que "siempre es preferible tener una falla en llano y de día y no de noche y en montaña".
"Hay que esperar que los investigadores hagan su trabajo si encuentran los grabadores de voz y los grabadores de datos de vuelo que dicen si el avión está subiendo, bajando, la altura, la velocidad".
Por su parte, el analista aeronáutico Carlos Rinzelli sostuvo que "hubo un gravísimo problema eléctrico producto de una desorientación de los pilotos y agravado por una cuestión más".
"Se tragaron una montaña, algo similar a lo que ocurrió en la tragedia de los Andes", manifestó el especialista, que describió el avión como una nave de cuatro motores de "origen inglés, absolutamente probado, y de última generación".
Para el analista, el único dato es que hubo una emergencia eléctrica pero esto "no significa que haya tenido un problema en algunos de los motores", diferenció.
"El avión estaba a sólo 20 millas de Medellín, es decir, a cinco minutos del aeropuerto. En ese momento declara emergencia eléctrica, activa todos los servicios, y desciende de manera pronunciada hasta hacer contacto con tierra", explicó.
Ronzelli subrayó asimismo que "si ingresó en patrón de espera por una falla eléctrica significa que el avión estaba gobernado", y añadió que la nave "tiene cinco generadores de energía, no hay ninguna posibilidad de que el avión haya tenido un apagón donde el piloto no haya visto nada", sostuvo.
El analista explicó que si la caja negra no aparece, el fuselaje que quedó en el territorio tiene ADN. Van a descubrir qué fue lo que pasó", concluyó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico