Familiares aseguran que el imputado lo había amenazado

Por homicidio ocurrido el pasado 3 de agosto de 2016, que tiene como imputado a Joaquín Isaías Suárez y como víctima a su primo Matías Suárez, se concretó esta mañana la segunda jornada del juicio oral y público con la declaración de 13 testigos de cargo.

En el debate que se llevó adelante esta mañana, la fiscal Camila Banfi argumentó que va a probar su teoría del caso que el pasado 3 de agosto de 2016, aproximadamente a las 17, cuando la víctima Matías Suárez salía de su domicilio de la calle Luis Pasteur, junto a un amigo, se hace presente su primo, Joaquín Isaías Suárez, quien desciende de un rodado se le acerca a la víctima y le dice "ahora vas a ver puto", efectuándole un disparo en el rostro, luego egresa al rodado y huye con destino desconocido.

La víctima Matías Suárez es trasladado por familiares al Hospital Regional donde a las 17:40 pierde la vida como consecuencia de un shock hemorrágico irreversible por herida de arma de fuego, calificando el hecho como "homicidio agravado por el uso de arma de fuego", en calidad de autor para Joaquín Isaías Suárez.

El querellante adujo que el imputado ultimó a su primo en la puerta de su casa. Luego se mantuvo prófugo 41 días, hasta que finalmente se somete a proceso, momento desde cuando cumple prisión preventiva.

En contraposición la defensa planteó: "rige el principio de inocencia que asiste a mi defendido", y agregó que "no existen elementos de convicción suficientes para probar la autoría". Respecto a la calificación jurídica escogida aseguró que afecta el principio constitucional de "no ser juzgado dos veces por lo mismo"; a su entender "el uso de arma de fuego en la comisión de un homicidio no debe aplicarse el agravante ya que es inconstitucional. Debe adoptarse la calificación jurídica más favorable al acusado, homicidio simple", concluyó el defensor.

LOS TESTIMONIOS

El primer testigo fue el médico de guardia en el Hospital Regional quién recordó que al llegar la víctima "no tenía pulso, realizan las maniobras de resucitación, pero no respondió". Luego un servidor público que fue el oficial de servicio que intervino en el hecho, junto a un testigo de actuación y un suboficial.

Seguidamente depuso un testigo amigo de la víctima que se encontraba con él al momento del hecho. "Salimos a comprar al kiosco, se para un auto Peugeot 206, azul, se baja una persona y le pega un tiro en la cara a Matías". "Fue Joaquín", le alcanza a decir la víctima a su amigo apenas le dispararon.

El padre de la víctima recuerda que ese día llega un amigo de Matías y salen a conversar. Coloca la pava para hacer mate y escucha un tiro. Cuando gira ve por la ventana que venía su hijo Matías con un amigo y al imputado Joaquín Suárez, apoyado en la puerta del auto, con una revolver a tambor en la mano. Mencionando que recibió amenazas por celular y que el sábado pasado le balearon la casa.

Por su parte la madre de la víctima memoró que aquel día llegaba a su casa en colectivo y que le comunican del hecho por celular. Recordando que las diferencias entre su hijo y su primo, Joaquín Suárez era por los amigos de éste último que él protegía. También recordó que el imputado le decía "te lo voy a matar" en referencia a su hijo Matías. Pero que nunca pensó que se iba a concretar las amenazas.

El tribunal de debate fue integrado por Alejandro Soñis, Miguel Caviglia y presidido por Gladys Olavarría, jueces penales; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente Camila Banfi, fiscal general; en tanto que la querella la ejerció Sergio Romero, como patrocinante letrado de la madre de la víctima de apellido Araya. El imputado fue co-defendido por Mauro Fonteñez y Patricio Ferrazano. También se encontraban presentes en la sala familiares y amigos de la víctima asistidos por una profesional del Servicio de Asistencia a la Víctima del Delito (SAVD).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico