Familiares de Daniela Farías todavía aguardan resultados de ADN de Horacio Atay

Mariela Farías, hermana de la mujer asesinada por su ex pareja Horacio Atay en marzo último, todavía espera conocer las pruebas genéticas del cuerpo hallado en Bahía Blanca y que según la Fiscalía fue identificado como el de éste. También aguarda los resultados de la investigación que se comprometió a realizar la Fiscalía para identificar a los encubridores de la fuga del femicida.

A veinte días del anuncio del Ministerio Público Fiscal de Comodoro Rivadavia de que el cuerpo de una persona que se había suicidado, hallado en un departamento de Bahía Blanca era el de Horacio Atay, autor del crimen de Vanesa Farías, la familia de la víctima aguarda aún la entrega de los resultados oficiales de la prueba de ADN.
Atay, según confirmó la Fiscalía en conferencia de prensa, fue hallado el martes 28 de junio en el departamento que alquilaba en el centro de Bahía Blanca, sobre calle Misiones 1.085.
En poder del fallecido se encontró una billetera sin dinero, la cédula verde de su Renault Sandero, su DNI, pasaporte, seguro de vida y tarjetas de crédito, además de una agenda en la que Atay había dejado escrito los teléfonos de sus hermanas para que la policía las contactase al hallar el cuerpo.
El cadáver fue fotografiado y el hijo mayor de la víctima le aseguró a la fiscal Mónica García, a cargo de la búsqueda del sospechoso, que efectivamente era su padre. De todas maneras, se informó en ese momento que quedaban pendientes otras pruebas a realizar para establecer definitivamente su identidad, entre ellas las muestras de ADN.
Son los estudios que Mariela, la hermana de Vanesa aún aguarda para cotejarlos con sus sobrinos. La mujer, en diálogo con El Patagónico, explicó que quiere que le den a conocer las pruebas genéticas.
Incluso la hermana de la víctima también espera conocer los resultados o los avances en la investigación respecto a los encubridores de Atay, quien se mantuvo prófugo de la Justicia alrededor de 90 días.
Lo que llegó a oídos de Mariela es que no hay pruebas para investigar a los "encubridores" porque las pertenencias que tenía el hombre hallado muerto fueron entregadas a un familiar y esos elementos habrían sido quemados.
Por esa razón, Mariela Farías buscará en los próximos días que la Fiscalía y la Procuración de Chubut le brinden explicaciones sobre los procedimientos que se debieron llevar a cabo para la custodia de esos elementos, necesarios para investigar a los encubridores.
"Yo no quiero que esto quede así", advirtió.
Hay que recordar que la persecución penal contra Atay, que era investigado por el homicidio de su ex pareja y madre de los tres hijos que tenía en común, quedó extinguida ante su muerte y la Fiscalía se comprometió en forma pública a investigar a los encubridores que lo ayudaron a que se mantuviera prófugo.

EL CASO

El ataque ocurrió el 23 de marzo a las 23:30, cuando Vanesa Farías (28) salió con su pareja y uno de sus hijos de la casa de su padre, ubicada sobre Saavedra al 200 y fue interceptada por Atay, quien se movilizaba en un Renault Sandero.
La mujer fue atacada con un cortaplumas Victorinox y producto de las graves heridas que sufrió, agonizó en el Hospital Regional, donde falleció el viernes 25 a las 19.
La misma noche del ataque, a las 23:50, según el registro de las cámaras de seguridad de la estación de servicio Rodrigo, Atay completó el tanque de combustible de su Renault Sandero y pagó con una tarjeta de crédito. Esa fue la única y última imagen que se obtuvo de él.
Su rastro se perdió hasta que la policía de Bahía Blanca tomó conocimiento de su muerte por ahorcamiento en el departamento que alquilaba bajo otro nombre en el centro de esa ciudad, donde se cree que estaba desde el 27 de marzo.
Al dirigirse al periodismo, la fiscal que investigó el caso durante estos largos tres meses afirmó que contaba con un cúmulo de información que permitía suponer que la autoría del crimen le correspondía a Atay.
Un vecino había aportado la patente del vehículo en el que se movilizaba y en el lugar del ataque se halló la funda de una navaja Victorinox, la cual al ser sometida a una pericia científica se estableció que poseía un perfil genético masculino, el que iba a ser cotejado una vez que fuera detenido el sospechoso.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico