Familiares del joven que murió en el mar aseguran que se abandonó su búsqueda

Daniel, hermano de Sergio Canyazo, el joven que falleció luego de caer al mar durante la tarde del domingo en la zona de acantilados del Faro San Jorge, sostuvo que la familia tomó conocimiento de la situación unas horas después de que éste sufriera el accidente. Aseguró que cuando llegaron al lugar ya no había personal de Prefectura, ni de ninguna otra institución, realizando tareas de rescate. Detalló que algunos amigos y familiares utilizaron sus teléfonos celulares para alumbrar hacia el mar en medio de la oscuridad hasta que finalmente encontraron su cuerpo alrededor de la 1 de ayer. El caso fue informado en exclusiva por El Patagónico.

La muerte de Sergio Canyazo, el joven de 25 años que falleció luego de caer al mar desde los acantilados ubicados detrás del Faro San Jorge, generó la reacción de sus familiares contra los encargados del rescate. Denuncian que Prefectura y otros organismos abandonaron la búsqueda.
El hecho fue informado en exclusiva en su edición de ayer por El Patagónico, a quien Daniel Canyazo informó que fueron anoticiados de la caída al mar de su hermano recién horas después de que ocurriera el accidente y que cuando llegaron al lugar ya no había ningún equipo de rescate buscándolo.
El joven había caído alrededor de las 20 del domingo según los dos amigos que lo acompañaban, mientras pescaban. Recién a la 1 del lunes, el cuerpo de Sergio fue encontrado por su hermano menor cuando la marea ya había bajado.
"Estábamos todos alumbrando con los celulares", relató Daniel sobre la búsqueda que realizaron los propios familiares y conocidos del joven. Sostuvo que ante la ausencia de ambulancias, debieron trasladar el cuerpo en una camioneta particular hasta el Hospital Regional en donde se constató su fallecimiento.
Indignados por la situación, desde la madrugada de ayer que los familiares de la víctima se apostaron frente a la comisaría de Kilómetro 8 y comenzaron a quemar cubiertas como forma de protesta. Denunciaron que se produjo abandono de persona e incluso deslizaron la falta de compromiso de parte de la policía y otros organismos como Prefectura.
Incluso Daniel aseguró que a la familia le llamó "mucho la atención" la actitud de los amigos que lo acompañaban, ya que consideró que "no fue nada de amigo" que no les avisaran a los familiares ni bien sucedió la caída y que no se quedaran ayudando en la búsqueda. "Se fueron cada uno a su casa", cuestionó el hermano del joven fallecido.

TRAGEDIA
Mientras, el jefe de la Comisaría de Kilómetro 8, el comisario Javier Loyola, explicó a El Patagónico que según el testimonio de los dos amigos -un hombre y una mujer- que acompañaban a Canyazo en la jornada de pesca desde temprano, "disfrutaron del día, se tomaron unos cuantos vinos, cervezas, fernet y a la noche se pusieron a pescar. Cuando se estaban preparando para venirse, no ven a Sergio donde estaba pescando; ya no lo vieron; lo empezaron a llamar y en un principio les respondía desde abajo".
Inicialmente se había brindado la versión de que Canyazo había caído junto a uno de sus amigos al mar, pero que éste había logrado salir y alcanzó a pedir ayuda.
Sin embargo, según los dos amigos le contaron a la policía, ingresaron al agua por el bajo a unos 1.000 metros ya que desde donde pescaban era imposible bajar. "Lograron entrar, pero no consiguieron llegar adonde estaba Sergio y la marea crecía muy rápido", relató Loyola. A unos 500 metros, un pescador escuchó los gritos y fue hasta la ruta para encontrar señal y llamar a la policía.
Mientras tanto, a Sergio "lo llamaban y ya no respondía, se hizo de noche. La familia lo encontró alrededor de las 0:30 o 1 de la madrugada, pero la marea ya había bajado, entraron a la costa con la marea baja", graficó Loyola.
El jefe policial sostuvo que ayer dialogó con los familiares por la protesta que montaron reclamando el abandono de la búsqueda por parte de la policía y lo que explicó fue que "me recomendó la gente de rescate que era muy peligroso estar en el borde, que no había luz, no se veía nada. Y que a la noche no íbamos a encontrar nada. Bajó un rescatista de Bomberos y se le desmoronó el acantilado, por lo que tuvo que subir rápido. Lo subieron con un malacate, para evitar que se siguiera golpeando. Desde tierra se desistió la búsqueda, por lo que Prefectura iba a disponer un gomón para buscar por agua", indicó.
La Policía informó que Prefectura ingresó al mar con un gomón que salió desde Caleta Córdova. Mientras tanto, esa fuerza naval ayer se negó a brindar información sobre el operativo bajo el argumento de que deben contar con autorización de su superioridad en Buenos Aires para hacerlo.
Por otro lado, según informaron fuentes consultadas, uno de los jóvenes que acompañó a pescar a Canyazo, de apellido Rodríguez, recibió una golpiza ayer a la mañana por parte de supuestos allegados de la víctima, quienes lo responsabilizaban de haberlo dejado solo. También le dieron vuelta su auto y se lo incendiaron.
La causa judicial por la muerte de Sergio Canyazo quedó en manos del Ministerio Público Fiscal que aguarda el resultado de la autopsia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico