Familiares de un fugitivo alegan su inocencia en caso de abigeato

Dos hermanas de Carlos Alberto Banzen, sobre quien el Juzgado de Instrucción de Las Heras libró una orden de captura después que el 15 de octubre se fugara de la Comisaría Primera de esa localidad, aseguraron que el mismo es inocente del delito de asociación ilícita por un caso de abigeato que le imputó el juez Eduardo Quelín.

Caleta Olivia (agencia)
Andrea y Lucía Banzen, quienes ayer se comunicaron con El Patagónico, dijeron que su hermano se escapó de la comisaría al sentirse presionado debido a las deplorables condiciones de encierro y porque consideraba que el mencionado magistrado se "ensañó" con él a pesar de que las pruebas con las que lo incriminó no tienen un firme sustento.
Señalaron además que la defensora oficial, Sandra Reynoso, no cumplió con su misión ya que no apeló en tiempo la acusación y -para colmo- el primer abogado particular que contrató la familia tampoco se preocupó en ejercer su rol, por lo cual ahora el caso lo tomó otra letrada particular: Rosa Errazuris.
El imputado, de 40 años, a quien el juez le había dictado la prisión preventiva, es una persona que no sabe leer ni escribir y sus hermanas comentaron que hace aproximadamente un año alquiló una estancia cercana a Las Heras.

EL CASO
El 7 de setiembre Banzen fue detenido en otro establecimiento rural cuando ingresó en una camioneta junto a dos hombres, prácticamente en el mismo momento en que la policía iba a realizar un allanamiento por el robo de ganado en otros campos.
Al respecto, señalaron que su hermano sólo iba a llevar fardos de pasto y que luego le allanaron la estancia que alquilaba, donde la policía halló dos cueros de animales vacunos, pero –según sus dichos- los mismos estaban allí desde mucho antes de que él se hiciera cargo del campo.
Por otra parte, indicaron que cuando ya estaba en el calabozo un policía le leyó un escrito diciéndole que era una nota del juez Eduardo Quelín, por el cual el magistrado le aseguraba que iba a continuar preso porque era "un peligro para la sociedad". Como no sabe leer, dedujo que el mensaje era cierto.
Esto, sumado a las inacciones de la defensora oficial y del primer abogado particular, más los casi 40 días que llevaba detenido, le generaron una profunda depresión, por lo que decidió escaparse en la noche del 15 de octubre.
Por otra parte, Andrea y Lucila desmintieron rotundamente la versión policial que indica que Carlos se escabulló por la ventana de un baño. "Eso no es cierto. El pidió ir al baño y se fue por una puerta de emergencia que está ubicada en los fondos de la comisaría", aseguraron.
Asimismo, comentaron que otro de los detenidos en el operativo es un tal "Chiquito" Torres, quien es asiduo referente en hechos delictivos y por ello sospechan que Quelín involucró en este caso a Banzen sin pruebas suficientes en su contra.

DICEN QUE NO LAS CONTACTARON
La última vez que las hermanas de Banzen lo vieron en la comisaría constataron que afrontaba una "situación de estrés terrible", teniendo en cuenta que tiene hijos y esposa y creen que ahora teme entregarse.
También dijeron que les indigna escuchar y leer noticias por las cuales se tilda a su hermano "como el peor delincuente", siendo que "es un trabajador, padre de familia, sin antecedentes de ningún tipo, conocido en toda la comunidad de Las Heras, y por ello no se merece pasar por todo esto".
Ante una consulta que se les formuló, afirmaron que luego de la fuga no tuvieron ningún contacto, ni personal ni telefónico, y que toda la familia solicita tanto a autoridades como a la comunidad en general "que nos ayuden a esclarecer el caso de nuestro hermano. Estamos seguros de que 'Cachito' es inocente y no vamos a parar hasta que esto se aclare y se haga justicia".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico