Fariña declarará bajo la figura del "arrepentido" en la causa Báez

Así podría lograr una reducción de la pena en caso de que aporte pruebas a la causa. Fabián Rossi, otro de los imputados, se negó a declarar y presentó un escrito. Lázaro Báez, quien permanece alojado en el penal de Ezeiza, reiteró ayer su pedido de excarcelación.

El empresario Lázaro Báez detenido en Ezeiza, reiteró ayer su pedido de excarcelación, al apelar la decisión del juez Sebastián Casanello que rechazó liberarlo ante el riesgo de fuga, en la causa por lavado de activos. En tanto, en Tribunales se presentaron Fabián Rossi y Leonardo Fariña, también involucrados en la causa.
Este último se acogió a la figura del "arrepentido" y podría lograr con esto una reducción de la pena en caso de que aporte pruebas a la causa. En medio de la declaración, Casanello reinstaló el secreto de sumario.
Fuentes judiciales confirmaron que la defensa de Lázaro Báez apeló el fallo del juez Casanello y ahora espera que la Sala II de la Cámara Federal le conceda el beneficio de la excarcelación. También apeló la resolución, su contador Daniel Pérez Gadin.
Los defensores de Báez, Daniel Rubinovich y Rafael Sal Lari, apelaron el fallo de Casanello para que la Sala II de la Cámara Federal defina el nuevo planteo de excarcelación.
En tanto, el financista y exmarido de Iliana Calabró, Fabián Rossi, acusado por lavado de dinero en la misma causa que se investiga a Lázaro Báez, se negó a declarar ayer en Comodoro Py ante el juez Casanello. Pidió ser desvinculado de los hechos que se le imputan.
En un escrito Rossi manifestó que a más de un año de su anterior declaración indagatoria, "ratifico absolutamente todo lo que dije en mi defensa en aquélla oportunidad. No sólo por la veracidad de mis dichos sino porque, además y como consecuencia lógica de ello, nada en el expediente, transcurrido más de un año a la fecha, ha logrado desvirtuar ni una sola palabra de lo que manifesté en aquélla oportunidad".
En su escrito, Rossi recordó cómo comenzaron sus contactos con Panamá cuando "L´Oreal de Paris me propone hacerme cargo de su comunicación gráfica en área del Caribe con sede en Panamá. Así comenzó una nueva etapa en mi vida empresaria desarrollando software de coloración de pelo, vital en el negocio de L'Oreal y otros proyectos similares que básicamente podía manejar desde Argentina".
"Es en ese contexto que empiezo a viajar eventualmente a Panamá (corroborado, así como mi actividad en general en dicho país, nada menos que por el ex Embajador argentino Harguindeguy) y a otros países, entre ellos Colombia por el tema de coloración de L´Oreal, y a Brasil, por las presentaciones para Avon".
En cuanto al rol de supuesto "armador de sociedades", indicó: "eso es directamente ridículo: Yo no armo sociedades, no es ni fue mi función ni tiene nada que ver con nada a lo que yo me haya dedicado en mi vida profesional, como ya relaté. En todo caso, está claro que SGI, o quien fuera, podía recurrir a otras personas, o estudios jurídicos o contables con experiencia en el mercado y mayor conocimiento tanto de finanzas como de cuestiones legales como para necesitar a alguien con mi perfil para hacer ese trabajo, si es que necesitaban hacerlo".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico