Federico Alberti trabajó por 39 años en la que fue la usina más grande de Sudamérica

Llegó en 1926 desde Italia y dos años después fue enviado a Comodoro Rivadavia por YPF para trabajar en la usina eléctrica de la petrolera estatal. "Esa usina era la compañía comercial más grande de Sudamérica, y producía 54.000 kilovatios por hora", rememoraba con orgullo.

La Asociación "Detrás del Puente" continúa con su trabajo de rescate de la historia de Kilómetro 5. Con esa premisa ha recopilado una serie de entrevistas realizadas en las últimas décadas a antiguos habitantes de ese barrio, la mayoría de ellos ya fallecidos, como Federico Alberti, quien fue entrevistado en 1994 por Romina Calo, en ese momento estudiante secundaria del Colegio Universitario Patagónico, que la cedió gentilmente a la Asociación de Rescate Histórico.
Federico Alberti había nacido en Italia y tenía más de 90 años en el momento de la entrevista. Había llegado a Buenos Aires el 3 de febrero de 1926 y se trasladó a Comodoro Rivadavia dos años después, el 5 de agosto de 1928. Tenía en ese entonces 25 años. Rememoró que viajó a esta ciudad en el buque "Petrolero 12 de Octubre", en una travesía que duró 17 días.
A su llegada al país, Alberti había conseguido trabajo en el arsenal naval de Yacimientos Petrolíferos Fiscales. La propia YPF lo envió a Comodoro Rivadavia para desempeñarse como empleado de la Usina Eléctrica de barrio Usina en Kilómetro 5. En 1935 ascendió a segundo jefe de máquinas, un puesto que desempeñó hasta 1967. Trabajó en esa usina durante 39 años.
Don Alberti describió que la Usina de YPF se había edificado pocos años antes de su llegada a esta ciudad y que la pileta de natación se construyó en 1937. Recordaba que en ese lugar se encontraron un picadero de pueblos originarios, una calavera, flechas y piedras rojas y verdes para la confección de flechas.
"Esa pileta la hicimos, para contrarrestar la falta de agua de las mareas bajas. Se conectaba a un túnel que comunicaba la Usina con el mar y la bomba. Esta última se hizo para refrigerar los motores. Al principio la bomba refrigeraba tres mil m3 de agua por hora", describió.
"El segundo túnel del canal se hizo en el año 1953. En ese momento se incorporaron cuatro bombas para enfriar el vapor que salía de la turbina de la Usina. Entonces se obtuvieron 4.000 m3 más de agua por hora. Se trabajaba primero con agua común y luego con agua destilada (sin sal). Esa Usina era la compañía comercial más grande de Sudamérica, y producía 54.000 kilovatios por hora", dimensionó sobre esa planta privatizada en la década de los 90.
También recordó las duras condiciones de trabajo de los primeros años. "En esa época no existía la jubilación para la gente de maestranza. Sin embargo, ese beneficio ya existía para los jefes. Tampoco había vacaciones. En esos años la licencia para los trabajadores de maestranza duraba tres meses, pero con baja y después reingreso. La jubilación para todos llegó en 1944", explicaba con asombrosa lucidez.
Don Alberti también recordó que cuando se inauguró formalmente el barrio Kilómetro 5, fue visitado por el gobernador militar Angel Solari y en la plaza del barrio se inauguró el busto del general Belgrano. Describió que la primera escuela del barrio –la 37- se ubicaba cercana a la actual escuela primaria –la 111-, en la cual estudiaron sus hijos.
Hasta el muelle de Km 5, comentó, los barcos traían mercadería y pasajeros. Los nombres de esas naves eran "Asturiano" y "José Menéndez". Los bultos con la mercadería eran enviados desde Buenos Aires a La Anónima y a Lahusen. Después comenzaron a utilizar transportes terrestres.
Respecto a la zona céntrica de Comodoro Rivadavia, Alberti describió que a su llegada a esta ciudad solo había dos autos de alquiler que llevaban pasajeros. La calle San Martín terminaba en la esquina con Belgrano y había 20 mil habitantes.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico