Femicidio: convocan a una marcha para el miércoles por Vanesa Farías

Mientras Fabián Horacio Atay continúa prófugo, desde la Multisectorial de Mujeres de Comodoro Rivadavia organizan una marcha en pedido de justicia y en pedido de una Ley de emergencia para erradicar la violencia de género. Según testimonios que obran en la causa, el autor del homicidio se vestía de policía con una tricota y una pistola para vigilar a su ex esposa.

"Soy hermana de Daniela Vanesa Farías y hoy tengo que decir que ella fue una más... nadie me va a devolver a mi hermana, pero el culpable tiene que ser hallado. El seguirá con vida, mi hermana ya no. Justicia por favor". Así reclama Mariela, la hermana de la mujer atacada con un cúter por su ex pareja.
Daniela Farías, fue víctima de femicidio, y su familia reclama justicia. "La ciudadanía toda debe brindar su apoyo y gritar ¡Ni una Menos!", invitan desde la Multisectorial de Mujeres que organiza una movilización para el miércoles a las 18. La concentración es en la plaza de la Escuela 83.
El reclamo es por la Ley de emergencia para erradicar la violencia de género. "Que la indiferencia no gane", plantean.
El 3 de agosto del año pasado Vanesa había publicado en su muro de Facebook: "no se puede hacer nada para remediar lo que pasó, pero sí se puede hacer mucho para cambiar lo que viene por delante". Todo un mensaje hoy para concientizar a partir su caso.

BUSCADO
El autor de las lesiones de Farías, su ex pareja, Fabián Horacio Atay continúa prófugo. Según presumen los investigadores en la misma noche del último miércoles, luego de atacar a Vanesa cuando caminaba por la calle Saavedra, escapó en su Renault Sandero Stepway (dominio JRG 408), la que tampoco ha sido hallada hasta el momento.
Las lesiones que le provocó Atay a su ex pareja con un cúter dejaron gravemente herida a la madre de sus tres hijos -dos adolescentes y un niño de tres años- y pese a todos los esfuerzos médicos, la mujer falleció el viernes a las 19.
Rápidamente la conmoción social llevó a la población a pedir Justicia y volver a embanderar el pedido de "Ni una menos", en medio de un dato desalentador: en la Comisaría de la Mujer se denuncian cien casos de violencia de género por mes. Incluso Farías era una de las tantas mujeres que denunciaba. En varias oportunidades puso de manifiesto la violencia de Atay contra ella e incluso contra uno de sus hijos al que le arrojó gas pimienta en el rostro.

VIGILABA A SU VICTIMA
Ayer este diario conoció un nuevo dato con respecto a la impunidad con la que se manejaba Atay que seguía acechando a su ex pareja luego de que una orden de restricción venciera a fines del año pasado.
Atay vigilaba de cerca los movimientos de Farías fingiendo ser un policía. Según los testimonios recabados por la propia policía, a los vecinos de la cuadra en donde se ubicaba a espiar a su víctima les decía que era policía y que estaba haciendo una vigilancia. Para ello vestía tricota como un empleado policial y llevaba una réplica de arma de fuego.
El miércoles por la noche Atay sorprendió a su ex pareja a la salida de una vivienda de la calle Saavedra al 200, y pese a que la mujer iba acompañada, la agredió con ensañamiento.
El hombre, según la investigación, golpeó a la nueva pareja de Farías cuando salió en su defensa, y luego frente a la vista de uno de los hijos de su ex pareja le asestó profundos cortes con un cúter a la altura del corazón, pulmones, rostro y brazos.
Su captura fue recomendada por la juez penal Mariel Suárez, a pedido del Ministerio Público Fiscal, cuando todavía la víctima se encontraba con vida. Es que no lo habían hallado en el allanamiento a su vivienda.
El atacante demostró desde un principio que no tiene intenciones de someterse a proceso y aún no se ha puesto a disposición de la justicia. Por la figura de femicidio le cabría la pena máxima de prisión perpetua.
La búsqueda se extendió a toda la provincia, incluso hasta la cordillera y también a Santa Cruz donde el sospechoso tenía anterior domicilio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico