Figueroa, el comodorense que tira paredes con Scioli

Los jugadores y Cuerpo Técnico de Villa la Ñata quedaban sorprendidos del nivel que demostraba el comodorense en Mar del Plata. Luego de disputar ese Nacional de Futsal, en enero del 2014, el equipo de Daniel Scioli lo invitaba a ser parte de su plantel. Hoy, viviendo en Buenos Aires desde hace casi dos años, dialogó con El Patagónico y contó cómo es su vida actual.

Transcurría el mes de enero del año 2014 y el jugador del barrio La Floresta revolucionaba las canchas de Mar del Plata convirtiéndose en figura. La actuación que tuvo en esa Copa Argentina, vistiendo la camiseta de Clear, llamó la atención de la gente que asistió a los partidos, pero sobre todo, de los equipos rivales.

Entre esos clubes se encontraba el representativo del candidato a presidente que tuvo el Frente para la Victoria en las pasadas elecciones de octubre- y del balotaje en noviembre- Daniel Scioli. Villa La Ñata quedaba rendido a los pies de Alan Figueroa que brillaba en sus actuaciones y que además, se llevó el premio a mejor jugador del campeonato.

Luego de la Copa Argentina, el joven de 21 años en ese entonces, regresó a Comodoro Rivadavia para continuar con su rutina diaria, entrenando y trabajando en una metalúrgica que prestaba servicios a una conocida empresa petrolera. En tan sólo unos pocos días, recibió un llamado desde Buenos Aires y recibió la propuesta de emigrar a la gran ciudad para ser parte del equipo del gobernador de la provincia. Figueroa no dudó y aceptó.

"Ese Nacional salimos segundos, jugamos la final con La Ñata y salí mejor jugador. Luego me ofrecieron ser parte de su equipo. Les dije que sí, que me gustaría porque era un salto importante para mí. Recuerdo que cuando llegué a Aeroparque me fue a buscar la custodia de Daniel. Acá me consiguieron casa y un laburo, que se basa en una empresa que brinda servicios de limpieza, en mi caso en el club", recordó, en una extensa charla con El Patagónico.

alain.jpg

El comodorense continuó la comunicación telefónica hablando del primer encuentro que tuvo con el político, comentó que fue en su casa y que "me llevaron a hablar con él la misma mañana que arribé a Buenos Aires, yo no lo conocía y sabía poco de él porque no me gusta la política. Cuando lo vi me quedé sin palabras, no sabía qué decirle. Me invitaron a desayunar y de los nervios no acepté. Volví al club a acomodar las cosas porque no podía ni hablar (entre risas)".

"Cuando pasó el tiempo me di cuenta que es una gran persona y que le gusta hacer bromas con los compañeros y eso me soltó más. Jugando, siempre reclama que se la demos o cuando se la pasamos mal, se enoja. Pudimos compartir algunos minutos y puedo decir que es buen compañero", contó "Golosina", apodo que recibió en las canchas de la ciudad petrolera y que aún sigue recibiendo por parte de sus colegas.

Por otro lado, el habilidoso jugador se refirió a su presente en el club. Contó que aunque en el último tiempo no formó parte del equipo titular su idea es continuar: "veremos cómo va a transcurrir todo en estos meses. Yo estoy muy bien en este plantel. Quiero quedarme un año más para jugar en primera y demostrar que estoy en un gran nivel. Hoy formo parte del tercer equipo, que sería como la reserva, pero ya estoy en condiciones de demostrarle al técnico que quiero un poco más, para ver si puedo subir nuevamente"

"El balance de estos dos años es positivo, estos meses no me tocó ser titular pero aprendí muchísimo. Son cosas que desde chico siempre quise vivir. Por ahí no fue como me esperaba, de sumar todos los minutos que me hubiese gustado. Pero estoy contento, no falto a entrenar nunca y lo disfruto al máximo", afirmó Alan Figueroa.

Por último, el nacido en el barrio La Floresta, comentó que la vida lejos de su familia lo hizo madurar y que se mantiene en contacto permanente con sus viejos compañeros de la ciudad: "extraño a mi familia y a sobre todo a mi hijo, es lo que siempre me hace poner nostálgico, pero sé que estoy viviendo mi sueño, lo que siempre quise hacer y eso me tranquiliza un poco. También se extraña jugar en mi ciudad con mis amigos, se complica estar lejos de todo. Hablo seguido con los muchachos que jugaba allá y me mantienen al tanto de los resultados".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico