Fin de año en Nueva York

El punto turístico por excelencia para recibir el nuevo año es Times Square. Es el lugar donde todo ocurre: la masiva congregación de gente, los fuegos artificiales y la aparición de la mítica bola gigante de luces.

Ya sea que fue implantado como clásico por las películas estadounidenses en las fiestas o sea una moda, recibir el año nuevo en Nueva York es el sueño de muchas personas. La llamada "Capital del mundo" ofrece el más tradicional y multitudinario de los festejos: el descenso de la gran bola de Times Square. Es un gran acontecimiento que reúne a un millón de personas entre turistas, residentes de Nueva York y curiosos de los estados vecinos. La cita es en la famosa intersección de la calle 42 y la avenida Broadway y sus alrededores.
La gran bola de Times Square es una esfera que, actualmente, mide 3.6 metros de diámetro y pesa 5,386 kilos. Está diseñada por la compañía Waterford Crystal y ha cambiado de diseño varias veces a lo largo de los años. Su descenso para marcar el Año Nuevo es una tradición que se mantiene desde el año 1907 cuando el periódico The New York Times tenía sus oficinas en 42nd St & Broadway. El director del diario se encargó de la construcción de la primera bola, para celebrar la llegada del nuevo año. Desde entonces, más de un millón de personas asisten al evento y muchos millones más lo siguen por televisión desde todo el mundo.
Según la tradición el día de fin de año, a las 6:00PM, la gran bola es elevada a lo más alto de un poste ubicado en Broadway y la calle 42 y seis horas después, a las 11:59PM, cuando falta exactamente un minuto para el final del año, la gran bola de Times Square comienza su descenso. Todos los presentes acompañan este descenso con una cuenta regresiva y una impresionante lluvia de confeti cae sobre Times Square y las multitudes gritan, aplauden y cumplen con el tradicional rito del Año Nuevo: besar apasionadamente a sus parejas. Además suele haber diversas presentaciones y espectáculos musicales para entretener al público durante la espera de seis horas, por lo cual hay gente que desde muy temprano busca un buen lugar para el show.
Si bien es caótico pasar tantas horas en pleno invierno estadounidense en medio de la calle, es una tradición de la que muchos turistas quieren formar parte al menos una vez en la vida. De todos modos para quienes no tengan ganas de estar parados o pasar frío, una buena opción es visitar alguno de los hoteles de la zona desde donde puede verse el descenso de la bola.
Además de este espectacular show, la ciudad de Nueva York ofrece numerosas actividades para quienes la visiten durante estas fechas. NYC & Company, el órgano oficial de promoción de turismo de la ciudad, invita a a participar de las tradicionales fiestas de fin de año en los cinco distritos de la ciudad. "Cada inverno, Nueva York da la bienvenida a los visitantes y locales con los brazos abiertos y espíritu navideño", afirma Fred Dixon, presidente y CEO de NYC & Company. "Con los clásicos de la época y novedades cada año, la ciudad tiene algo para ofrecer a cada persona para que este sea un viaje soñado".
En Manhattan, los visitantes podrán ver a las famosas Rockettes durante la temporada de Radio City Christmas Spectacular, que se extiende hasta el 3 de enero. La producción cuenta con innumerables danzas, tecnología de punta y mágicos momentos para todas las edades.
Con las temperaturas frías de la ciudad, las pistas públicas de esquí del Rockefeller Center y del Bryant Park son excelentes opciones para entrar en calor. Además de esas pistas, la Wollman Rink en Central Park y The Rink en Brookfield abrieron sus puertas.
Además los visitantes pueden pasear por los escenarios icónicos de las películas filmadas en Manhattan con los tours especiales de On Location Tours. Para quien gusta de las fotos y quiere conocer los mejores ángulos de Nueva York, es posible inscribirse en el NYC Photo Safari's Holiday Boot Camp. Además hay actividades en especiales en museos y shows especiales navideños.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico