Fracasó la asamblea de los municipales de Caleta y se disipó intento de corte de ruta

Apenas una veintena de trabajadores de planta permanente acató ayer la asamblea que había convocado la dirigencia del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales de Caleta Olivia en la rotonda de acceso norte para reclamar el pago de la totalidad de los sueldos de diciembre. El secretario adjunto Daniel Reyes cuestionó la "comodidad" y "falta de compañerismo".

Caleta Olivia (agencia)

Que el Departamento Ejecutivo haya cancelado hace tres días el demorado compromiso salarial para quienes revisten los módulos 1,2, 3, 4 y 5, hizo que la participación de afiliados al SOEMCO fuera ayer insignificante en la rotonda de Termap, donde se habían apostado tres patrulleros policiales ante la posibilidad que se produjera un corte de la ruta Nacional 3.
Los pocos que concurrieron fueron los de los módulos 6 y 7 que aún no cobraron (en ese segmento hay 750 trabajadores), quienes comenzaron a reunirse a partir de las 9.
Una hora más tarde decidieron retirarse ya que no tenía sentido adoptar alguna otra medida de fuerza adicional al paro que hipotéticamente sigue vigente, pero su repercusión es relativa.
Esto último es en razón de que hasta hoy rige el feriado administrativo de enero y solo hay obligatoriedad laboral para el personal con funciones diagramadas, por disposición de la intendencia.
En consecuencia, la mayoría de los 3.500 agentes de planta permanente tiene vacaciones y recién deberá retornar a sus tareas mañana, que también es la fecha tentativa para el pago de los últimos sueldos de diciembre adeudados.

SIN CONSENSO
En el sitio de la frustrada asamblea y antes de retirarse, el secretario adjunto del SOEMCO, Daniel Reyes dijo: "estamos un poco cansados de ser siempre los mismos y si bien decidimos no abandonar la lucha, retrocederemos un poco y buscaremos cambiar la modalidad. Para ello mañana (por hoy) volveremos a reunirnos a las 10.00 pero esta vez en la sede del gremio".
Admitió que personalmente estaba "preocupado y molesto" ya que no pocos afiliados "prefieren quedarse en la comodidad de sus casas y criticar a la dirigencia gremial a través de redes sociales o medios periodísticos diciendo que no se hace nada para reclamar por el pago de sueldos".
"Nosotros le decimos que hemos intentado representarlos de la mejor manera, incluso arriesgando nuestra integridad física, pero todo tiene un límite", advirtió.
En ese sentido, dejó en claro: "ante la pasividad, la falta de compromiso y de compañerismo, hemos decidido comenzar a evaluar otras cosas porque hay muchos que están en la comodidad de no ir a trabajar y esperábamos verlos acá".
Fue entonces cuando dijo que si durante 2016 ni siquiera se contó con un masivo apoyo de los afiliados, este año será muy difícil continuar la lucha no solo por la regularización del pago de salarios sino también por un incremento de los mismos.

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico