"Francia responderá al mismo nivel que estos ataques", afirmó ministro galo

El jefe del Gobierno reiteró que Francia "está en guerra" contra el terrorismo y que tiene previsto "golpear" a su "enemigo", que identificó con el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El primer ministro francés, Manuel Valls, afirmó ayer que el país debe estar preparado para "otras réplicas terroristas" tras los atentados que causaron el viernes, al menos, 129 muertos en París y que Francia "responderá al mismo nivel que estos ataques".
En una entrevista en el noticiero de máxima audiencia, el de la cadena de televisión privada TF1, el jefe del Gobierno reiteró que Francia "está en guerra" contra el terrorismo y que tiene previsto "golpear" a su "enemigo", que identificó con el grupo yihadista Estado Islámico (EI).
Valls advirtió de que "no habrá descanso para quienes atacan los valores" de Francia y resaltó que "la unidad es el mejor escudo" contra los terroristas.
El jefe del Gobierno negó que los servicios de inteligencia del país hayan fallado a la hora de prevenir estos ataques, pero consideró que habrá que ser más duro contra los imanes radicales a quienes prometió expulsar del país.
Además, recalcó que se quitará la nacionalidad a todos aquellos que "golpean el alma francesa", consignó la agencia de noticias EFE.
El jefe del Gobierno apuntó que en los próximos días se prolongará el estado de emergencia en el país .
Pese a ese decreto, que llevará al país a extremar la vigilancia, Valls aseguró que Francia no anulará dos eventos importantes de las próximas semanas, la Cumbre sobre el Clima de París (COP21), entre el 30 de noviembre y el 11 de diciembre, y las elecciones regionales, el 6 y el 13 de diciembre próximo.
Por su parte, el presidente francés, François Hollande, consideró ayer "un acto de guerra" contra su país la serie de "atentados terroristas" y prometió una respuesta "sin piedad"
"Ante un ataque cometido de forma cobarde, vergonzosa y violenta, Francia será implacable contra los bárbaros del EI", advirtió el jefe de Estado francés.

129 MUERTOS
Y 352 HERIDOS
El fiscal general de París, Francois Molins, informó ayer que son 129 los muertos por la ola de atentados perpetrada el viernes, mientras que ascienden a 352 los heridos, 99 de ellos de gravedad, y señaló que los atacantes hicieron alusiones a Siria a Irak durante su asalto a la sala Le Bataclan y actuaron en tres equipos coordinados.
"Frente a la atrocidad de los terroristas estamos más determinados que nunca", sostuvo Molins en una conferencia de prensa en París, en la que además señaló que siete atacantes han muerto, aunque no especificó si estaban incluidos en la cifra final de 129 víctimas fatales.
Esta cifra de todas maneras es provisoria, debido a la gran cantidad de heridos graves, explicó el fiscal en la capital francesa.
Asimismo, Molins indicó que hubo tres grupos coordinados de extremistas que circularon por la ciudad en autos negros y que siete "terroristas" perdieron la vida, reportó la agencia de noticias DPA.
Todos los atacantes portaban "fusiles automáticos del tipo Kalashnikov con balas calibre 7.2" y chalecos explosivos similares con explosivos TATP para intentar lograr "un máximo de víctimas", dijo el fiscal, quien precisó que seis ataques en París y el de Saint-Denis, donde se encuentra el Stade de France, tuvieron lugar entre las 21:20 y las 21:53 del viernes.
A las 21:40 otros tres terroristas irrumpieron en pleno concierto en el Bataclan con armas de guerra y dispararon varias ráfagas contra el público.
Algunos de los asistentes al concierto -según el fiscal- escucharon a los terroristas hacer alusiones a Irak y Siria, los dos países en los que el Estado Islámico (EI) controla partes de su territorio, que son objeto de bombardeos por los cazas franceses.

TERRORISTA IDENTIFICADO
En tanto que un delincuente común francés de 29 años fue identificado ayer por el fiscal como uno de los autores del asalto en la sala de conciertos Le Bataclan, en donde se produjeron 89 de los 129 fallecidos en los atentados que anoche sacudieron la capital francesa.
El joven pudo ser identificado gracias a las huellas dactilares extraídas de uno de sus dedos seccionados, dijo el fiscal Molins, quien agregó que la policía ya le había abierto una ficha S (considerado sospechoso) por radicalismo en 2010.
Este hombre, originario de la localidad de Courcouronnes, a unos 35 kilómetros al sur de París, había sido condenado hasta en ocho ocasiones por delitos comunes, pero nunca había llegado a pasar por prisión, explicó.
Además, el fiscal señaló que junto al Estadio de Francia, donde tuvieron lugar tres explosiones (de las que dos probablemente fueron producidas por otros tantos terroristas suicidas), las fuerzas de seguridad encontraron un pasaporte sirio, de un joven nacido en 1990.
Molins especificó que este último individuo no estaba fichado por los servicios de inteligencia franceses.
El fiscal hizo referencia a los tres detenidos luego de una serie de allanamientos en Bélgica, pero evitó brindar mayores detalles.
Uno de los atacantes de la sala de conciertos Bataclan fue identificado además como un francés de 29 años, que había llamado la atención de las autoridades por su radicalización. Tenía antecedentes penales, pero nunca por vínculos con redes yihadistas, explicó el fiscal.
También confirmó que a uno de los atacantes suicidas del Stade de France se le encontró un pasaporte sirio.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico