Francia triplicará a partir de hoy su poder militar para atacar al ISIS

La ciudad iraquí de Mosul será el próximo objetivo de los bombardeos franceses contra la organización extremista que se adjudicó los atentados perpetrados hace dos semanas en París.

El portaaviones Charles de Gaulle reforzará desde hoy la acción de Francia contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI), mientras que la ciudad iraquí de Mosul será el próximo objetivo de los bombardeos franceses contra la organización extremista que se adjudicó los atentados en París, indicó ayer el ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian.

"Vamos a atacar Mosul, donde se encuentran los lugares de decisión política del EI, y Al Raqa (Siria), donde están los centros de formación 'foreign fighters', es decir los combatientes destinados a atacar en el exterior. Como así también los pozos petroleros para afectar su capacidad de recursos", precisó el ministro.

La llegada del portaaviones Charles de Gaulle, buque insignia de la armada francesa, le permitirá a Francia triplicar su actual capacidad operativa en Medio Oriente, al elevar a 38 su número de cazas disponibles para continuar y aumentar sus ataques aéreos a la milicia islamista radical.

El objetivo, según precisó al canal local i-Télé, es "destruir totalmente" al EI "a nivel global, no sólo debilitarlo", algo para lo que, en su opinión, "todo el mundo necesita a todo el mundo". Para el ministro, la guerra contra el EI es una guerra "híbrida".

"Es la primera vez que nos enfrentamos a un enemigo con dos cabezas. El EI es en primer lugar ese Estado apocalíptico, terrorista, en construcción, con un Ejército, una administración, que quiere ampliar su territorio", explicó. Pero también -continuó- "es un movimiento terrorista internacional que quiere golpear al mundo occidental. Hay dos dimensiones y, por lo tanto, dos guerras diferentes en una sola. Está la guerra en la sombra (...) y el campo de batalla".

Le Drian insistió en que la victoria contra esa organización requiere presencia sobre el terreno, pero descartó que ésta vaya a ser francesa.

Al mismo tiempo que el gobierno aumenta su poder bélico en Medio Oriente, una petición lanzada este fin de semana por parlamentarios de distintas corrientes políticas reclama la reinstauración del servicio militar obligatorio en Francia, suprimido en 1997 y desde entonces transformado en un servicio profesional.

En medio de su anuncio, el ministro Le Drian negó que el gobierno socialista evalué reinstalar la obligatoriedad del servicio militar, sin embargo, reconoció que se estudia una reforma para "alargar el concepto de reservista".

Luego de los atentados que conmovieron a París y al mundo entero, numerosos jóvenes se acercaron al Ejercito para inscribirse, según Le Drian, quien relativizó el riesgo de atentados en Francia con armas químicas.

"Es un tipo de ataque que forma parte de los riesgos, pero es muy complicado utilizar armas químicas y trasladarse de un territorio a otro", agregó en otra entrevista con la emisora de radio Europe 1.

Por su parte, el jefe del Estado Mayor del Ejército francés, el general Pierre de Villiers, informó hoy que, entre el domingo y el martes pasado, la aviación gala lanzó cerca de 60 bombas contra campos de entrenamiento y centros de mando en Al Raqa.

"Los dañamos seriamente", sentenció De Villiers en una entrevista concedida al semanal Le Journal du Dimanche (JDD).

Tras esta respuesta militar, el EI prometió ayer venganza por los recientes bombardeos de la aviación francesa contra la ciudad siria de Al Raqa, principal feudo de esta agrupación en Siria, mediante un nuevo video.

"Los bombardeos no nos van a debilitar, al contrario, van a reforzar nuestras filas. Más gente se va a unir a nosotros para vengar a los padres, mujeres y niños que ustedes bombardean a diario", aseguró un miembro enmascarado del EI.

En las imágenes difundidas por el EI, cuya veracidad no pudo ser verificada, dos encapuchados, que hablan en francés, realizan su arenga frente a un edificio destruido y sostienen que los ataques afectaron a edificios e infraestructuras civiles.

Según el primer encapuchado que tomó la palabra, los atentados de París fueron "solo una advertencia" contra Francia por haber atacado al grupo extremista en Irak y en Siria.

Desde hace más de un año, Francia es parte de la coalición internacional liderada por Estados Unidos que bombardea a este grupo islamista en Medio Oriente.

El segundo miembro del grupo que aparece en el video aseguró que Estados Unidos tampoco debe creer que es indemne e insistió en que esto no es más que "el principio de una cadena de ataques", consignó la agencia de noticias EFE.

Desde los atentados de París, combatientes de diferentes zonas del denominado califato del EI difundieron vídeos en los que amenazan con más ataques a los países que participan en la coalición internacional dirigida por Washington contra este grupo.

Los recientes bombardeos rusos y franceses contra Al Raqa llevaron a muchos combatientes del grupo a abandonar la urbe y buscar refugio en la ciudad de Mosul, el feudo del EI en la vecina Irak.

En tanto, mientras la investigación continúa entre París, Bruselas y Turquía, Mohamed Abdeslam, el hermano del sospechoso francés prófugo Salah Abdeslam, le pidió a hermano que se entregue a las autoridades porque "prefieren verlo en la cárcel y no en un cementerio", según una entrevista con la televisión pública belga RTBF.

Los medios franceses continúan especulando que Salah Abdeslam renunció completar su ataque detonando su chaleco de explosivos, lo que lo convierte, según el diario Le Monde, en un "doble objetivo", tanto para las fuerzas de seguridad europeas como para el EI en represalia por no cumplir su misión e inmolarse, como sí lo hicieron los otros siete atacantes.

A dos semanas de las elecciones regionales del 6 y 13 de diciembre, eclipsadas por los atentados, la campaña electoral retomó su ritmo este fin de semana de cara a unos comicios que podrían marcar un nuevo golpe para el Partido Socialista (PS), del presidente Francois Hollande.

Una encuesta publicada esta semana por el instituto OpinonWay para la radio LCI, las primeras realizadas tras los atentados, otorga la victoria al ultraderechista Frente Nacional (FN) de Marine Le Pen con una intención de voto del 30%, seguida de cerca por los conservadores Los Republicanos con un 28%. El PS, en tanto, obtendría el 25%.

No obstante, la popularidad de Hollande subió un 7% y alcanzó un apoyo del 27%, tras los ataques del 13N en París, según un sondeo de Ifop difundido hoy por el diario Journal du Dimanche. Esto no es un fenómeno inédito.

Tras los atentados de enero pasado contra la redacción de la revista Charlie Hebdo y en un supermercado judío la popularidad del mandatario también aumentó. Además de mirar con mejores ojos al gobierno, muchos franceses también comenzaron a recuperar sus hábitos y salidas en medio de una incipiente crecimiento del nacionalismo, que llevó a duplicar la venta de la bandera tricolor nacional en una semana.

Según una encuesta el instituto demoscópico Odoxa publicada por el diario Le Parisien, nueve de cada diez ciudadanos dicen sentirse reflejados en ese símbolo.

Históricamente, en Francia la bandera nacional es principalmente utilizada por los partidos de ultraderecha y los nacionalistas, mientras que para el resto de las fuerzas es considerada como un símbolo chauvinista. Esto parece haber cambiado ya que hoy la unanimidad detrás de los colores nacionales supera todas las diferencias políticas, según el sondeo.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico