Francisco denunció "una guerra para destruir al matrimonio"

En ese marco, el Pontífice describió que puedan aparecer "situaciones más complejas cuando el diablo se mete y pone una mujer frente al hombre que parece más linda que la suya, o cuando pone un hombre delante de una mujer que le parece mejor que el suyo".

El papa Francisco denunció ayer "una guerra mundial para destruir al matrimonio" con "colonizaciones ideológicas", y recomendó a las parejas casadas que "pidan ayuda" si "el diablo mete tentaciones" entre ellos.
Además, en el segundo día de su visita a Georgia, el Pontífice hizo un fuerte llamado por el ecumenismo, convocando a los católicos a "no hacer proselitismo" con los ortodoxos y resaltó el rol de la mujer georgiana en la fe.
"La 'teoría del gender' (en italiano, por "ideología de género") es un gran enemigo del matrimonio. Hoy hay una guerra mundial para destruir el matrimonio, y no se destruye con las armas, sí con ideas", criticó ayer el Pontífice durante un encuentro con sacerdotes seminaristas en Tiflis, Georgia, donde llegó el viernes para una visita de tres días.
"Hay colonizaciones ideológicas que destruyen el matrimonio", denunció Francisco rechazando las "ideologías de género".
La de Francisco no fue la primera condena del vaticano a las denominadas "ideologías de género", luego de que en uno de sus últimos discursos como Papa en diciembre de 2012 Benedicto XVI criticara que "si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia como realidad preestablecida por la creación".
Francisco escuchó el relato de las dificultades matrimoniales de Irina y Zurab, dos georgianos que participaron del encuentro en la Catedral de la Asunción de la Virgen de la capital del país y les dio una serie de recomendaciones para hacer funcionar el matrimonio antes de llegar al divorcio.
"En el divorcio paga Dios porque cuando se divorcia una sola carne ensucia la imagen de de Dios. Y pagan los chicos, los hijos", planteó tras explicar que el matrimonio "es la cosa más bella que ha creado Dios".
"Ustedes no saben cuánto sufren los niños, los hijos chicos, cuando ven las peleas y la separación de los padres. Se debe hacer de todo para salvar el matrimonio", pidió el Pontífice.
"Hay que defenderse de las teorías del genere que atacan al matrimonio, y si hay peleas hay que hacer la paz lo más rápido posible antes de que termine el día. ¿Saben por qué? Porque la guerra fría al otro día es peligrosísima", planteó.
"Si hay amor verdadero hacen la paz rápido. ¡Cuántos matrimonios se salvan si tienen el coraje de no hacer un discurso, sino una caricia, y ahí arreglarse!", expresó en su llamado a evitar los divorcios.
En ese marco, el Pontífice describió que puedan aparecer "situaciones más complejas cuando el diablo se mete y pone una mujer frente al hombre que parece más linda que la suya, o cuando pone un hombre delante de una mujer que le parece mejor que el suyo".
"Pidan ayuda rápido cuando vienen estas tentaciones", alertó, además de recomendar siempre usar las "tres palabras de oro" para el matrimonio: permiso, gracias y perdón.

"ECUMENISMO"
En ese marco, hizo un fuerte llamado por el "ecumenismo" que caracteriza su visita al país en el que sólo el 2.5% de la población es católica, con una amplia mayoría ortodoxa que supera el 50%.
"¿Sobre el ecumenismo? Dejemos a los teólogos que estudien las cosas abstractas", pidió.
"¿Qué debo hacer yo con un amigo, un vecino, una persona ortodoxa? Debo ser abierto, ser amigo", pidió.
"¿Pero debo hacer fuerza para convertirlo? Ese es un gran pecado contra el ecumenismo: el proselitismo", planteó frente a los religiosos.
"Nunca se debe hacer proselitismo con los ortodoxos. Son hermanos y hermanas nuestras. Discípulos de Jesucristo, que por las situaciones históricas tan complejas quedamos así. Creemos en el padre, en el hijo, en el espíritu santo, en la Santa Madre de Dios. No debo condenar", agregó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico