Francisco dijo que en los sacerdotes abusadores "está en acción la presencia del diablo"

"Si no nos convencemos de que esta es una enfermedad, no se podrá resolver bien el problema. Por lo tanto, atención a recibir para la formación a candidatos a la vida religiosa sin comprobar bien su madurez afectiva", pidió el Papa.

El papa Francisco afirmó que si hay sacerdotes envueltos en abusos de menores, "está en acción la presencia del diablo que arruina la obra de Jesús" a través de aquellos que deben anunciarla, y pidió no recibir en una diócesis a quien haya sido rechazado por otro seminario o instituto religioso sin antes "pedir información muy clara y detallada sobre los motivos del alejamiento".
"De cuatro personas que abusan, dos han sido abusadas a su vez. Se siembra el abuso en el futuro, es devastador", aseguró el pontífice en un diálogo con la Congregación General de los Jesuitas en noviembre pasado que publica el diario Corriere della Sera.
En ese marco, añadió: "si hay religiosos o sacerdotes envueltos (en abusos), está claro que está en acción la presencia del diablo que arruina la obra de Jesús a través de aquellos que deben anunciar a Jesús. Pero hablemos claro: esto es una enfermedad".
"Si no nos convencemos de que esta es una enfermedad, no se podrá resolver bien el problema. Por lo tanto, atención a recibir para la formación a candidatos a la vida religiosa sin comprobar bien su madurez afectiva", pidió el Papa, y propuso "por ejemplo, nunca recibir en la vida religiosa o en una diócesis candidatos que hayan sido rechazados por otro seminario o de otro instituto sin pedir información muy clara y detallada sobre los motivos del alejamiento".
Francisco instauró bajo su Pontificado una comisión dedicada a tutelar a los menores y promover la prevención para los casos de abusos.
El diálogo publicado por Corriere es parte de un número especial de la revista más antigua de Italia, "La Civiltà Cattolica", en ocasión de su número 4000.
Por otro lado el Papa aseguró ayer que la mujer "no está para lavar los platos" y que su explotación "es destruir la armonía que Dios ha querido dar al mundo".
"Es la mujer la que trae la armonía, que nos enseña a valorar, a amar con ternura, y que hace que el mundo sea una cosa hermosa", reflexionó el Pontífice durante su homilía en la misa matutina en la capilla de la residencia Santa Marta.
"Nosotros decimos, hablando: 'esta es una sociedad con una fuerte actitud masculina, ¿no?' Falta la mujer: 'Sí, sí, la mujer para lavar los platos, para hacer....' ¡No, no!", criticó el Obispo de Roma.
"La mujer trae la armonía. Sin ella no hay armonía", agregó el Pontífice tras repasar un pasaje de los evangelios dedicado a la creación.
Hombres y mujeres "no son iguales, ni uno es superior a otro. Solo que el hombre no trae la armonía, eso lo hace ella", sostuvo.
"La funcionalidad no es el propósito de la mujer. Es verdad que la mujer debe hacer cosas, y hace cosas como todos los demás. El propósito de la mujer es la armonía en el mundo", reiteró.
En su mensaje, el Pontífice aseguró además que "es cierto que explotar a las personas es un crimen de lesa humanidad" pero que "explotar a una mujer es más: es destruir la armonía que Dios ha querido dar al mundo".
"La mujer es armonía, es la poesía, es la belleza. Sin ellas el mundo no sería así bello, no sería armónico. Y me gusta pensar, es una cosa personal, que Dios creó a la mujer para que todos tuviésemos una madre", reflexionó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico