Francisco Iparraguirre ya comenzó a pensar en su debut en el TP1100

Con 17 años se puso un doble objetivo para la temporada automovilística 2016. Pelear el título en el kárting a nivel regional y sumar experiencia con los Fiat 128 en la provincia del Chubut.

Cuando comienza una nueva temporada "tuerca", siempre es bueno tener en claro los objetivos, para luego entrenar a conciencia y trabajar para ir en búsqueda de los logros deportivos. El radatilense Francisco Iparraguirre (17) sabía muy bien lo que quería en este 2016 cuando en diciembre se llevó el número 2 para pegar en los pontones de su Tony Kart. Pelear el título en la AKPS era el principal, pero en el receso surgió la posibilidad de sumarse al Turismo Pista 1100cc con el auto campeón que manejo Omar Foulkes en 2012 y que le dio el subcampeonato a Gustavo Fita.
El pasado fin de semana se puso el semáforo en verde para el kárting de la AKPS, y el piloto de la villa balnearia fue de menor a mayor. En las tandas libres, los tiempos invitaban a ilusionarse con tener un domingo positivo, pero en la clasificación se ubicó tercero. El equipo, que contó con el acompañamiento del reconocido preparador Daniel Schiani que viajó desde Buenos Aires, trabajó y en la serie de la categoría Sudam se ubicó segundo. En la final, compartió la primera fila con el debutante Fabián Visser, pero la experiencia pudo más para meterse adelante y dominar a lo largo de los 16 giros de competencia.
"La verdad que en el verano trabajamos bastante, fuimos a probar muchas veces, y en lo físico también entrenamos a conciencia y eso sirvió para tener un buen comienzo de temporada en el kárting. Fue de menor a mayor porque habíamos clasificado tercero, aunque en las tandas libres habíamos andado muy fuerte, y en la serie fuimos inteligentes. Tratamos de no gastar mucho el kárting y para la final hicimos unos pequeños retoques que sirvieron para ser parejos y que el resto no nos achiquen los tiempos", analizó ayer el radatilense Francisco Iparraguirre que cursa el último año de la escuela secundaria en el Deán Funes.
Cada competencia hay que correrla hasta la bajada de la bandera a cuadros, y no hay fórmula mágica para ganar, pero a veces hay estrategias para festejar y la largada fue fundamental para Iparraguirre, que salió más rápido que Visser y le ganó la cuerda en la curva 1. "Puede ser que haya pesado la experiencia. Martín Visser tuvo un rendimiento espectacular todo el fin de semana, y anduvo muy fuerte. Nosotros sabíamos que había que meterse adelante en la largada o en las primeras dos vueltas porque después se nos iba a complicar muchos. Me la jugué en la largada, y por suerte salió bien. Después fue mantener el ritmo y Martín (Visser) se fue peleando con Franco Cárdenas", recordó el ganador de la categoría Sudam.
Y la alegría fue compartida porque durante todo el 2015 viajó para competir en el Argentino de Kárting, y este fin de semana su motorista le dio la sorpresa de venir al sur, y lo asistió en el kartódromo Internacional de la AKPS. "Fue una sorpresa que venga Daniel (Schiani) de Buenos Aires. El es nuestro motorista, y como tenía el fin de semana libre nos acompañó y pudimos darle una alegría. Nosotros este año nos vamos a bajar completamente del Argentino por una cuestión de presupuesto. Siempre lo hicimos solos en familia, y este año nos vamos a enfocar en el campeonato de la AKPS donde vamos a tratar de ser protagonista y pelear el título hasta el final", remarcó.

DESAFIO CON TECHO Y CON CINTURON
Francisco Iparraguirre fue uno de los dos pilotos, junto a Renzo Blotta, que el año pasado corrió todo el Argentino de Kárting prácticamente sin sponsors, a base de esfuerzo familiar, pero se dio cuenta que podía hacer otras cosas. Estaba la chance de correr la Rotax con un presupuesto más acotado, y también probar en un auto con techo en la provincia del Chubut, y por eso adquirió un Fiat 128 para sumarse a la divisional.
"El desafío del Turismo Pista surgió cuando debatimos en familia la posibilidad de correr en la Copa Rotax, que era un poco más barato, o probar en autos con techo y a mí me gustaba más esa posibilidad para probar algo nuevo. Conocidos me comentaron que Gustavo Fita tenía el auto en venta, lo fuimos a ver y nos gustó. Hemos hecho algunas pruebas pero fuimos solo a asentar y me gustó mucho la sensación, más allá de que no lo pudimos pisar a fondo", confesó el radatilense de 17 años.
A comienzos de febrero pudo subirse en el auto y dar un par de giros en el autódromo General San Martín para el debut del 12 y 13 de marzo. "La sensación es hermosa. Te sobra tiempo como dicen todos a la hora de encarar una curva, pero la velocidad es otra, totalmente diferente. Me gustó mucho, y esperamos que el fin de semana podamos probar a fondo para conocer un poco más el auto de cara al debut", advirtió.
Francisco Iparraguirre sabe que su presente deportivo no sería posible sin el apoyo de su entorno y por eso agradeció a los que siempre le brindan una mano a la hora de correr. "Luego del fin de semana en el kárting, el agradecimiento es para mis viejos que siempre me apoyan. A Eduardo Bello, a Daniel Schiani que pudo venir desde Buenos Aires, a Larry, a Corita y todos los amigos que siempre me mandan mensajes. Y también es importante, destacar y agradecerle a Omar Foulkes que nos va a atender el auto durante todo el año, a la Agencia 6015, a Panadería Dulce Deleite, BL Logística, a Jinber, y también a Austral Alarmas", concluyó el joven piloto que tiene doble objetivo en este 2016, y comenzó con el pie derecho.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico