Franco Santana evoluciona de la operación en Terapia Intensiva

Los médicos le extrajeron un coágulo de sangre de la cabeza y están expectantes de lo que pueda surgir en las primeras 72 horas del pos operatorio, que se cumplen esta noche.

El futbolista Franco Santana se encuentra internado en la Terapia Intensiva de Clínica del Valle, donde evoluciona lentamente de la operación a la que debió ser sometido por el traumatismo de cráneo que sufrió en la agresión. Los médicos le extrajeron un coágulo de sangre de la cabeza y están expectantes de lo que pueda surgir en las primeras 72 horas del post operatorio, que se cumplen esta noche.
Santana permanece internado en la sala de Terapia Intensiva de Clínica del Valle y durante el horario de visita de ayer pudo cruzar algunas palabras con su hermano Nicolás, quien le confirmó a El Patagónico que respira por sus propios medios, no está entubado y todavía hay que esperar que se cumplan las 72 horas cruciales del post operatorio, a las cuales se llegará esta noche.
En diálogo con este medio Nicolás contó que operaron a su hermano en la cabeza por la fractura que sufrió al golpearse contra la vereda y los médicos se encontraron con una arteria dañada que había causado la formación de un coágulo, el cual debió ser extraído.
“La evolución es lenta, hoy pudimos –por ayer—hablar un poquito porque está sin respirador, ni tubo que se lo impida, pero está medicado”, agregó su hermano.
Hay que recordar que Santana –quien juega al fútbol en el club Jorge Newbery- fue agredido el jueves a las 7 en el exterior de un pub que funciona en 9 de Julio, casi avenida Rivadavia, de la zona céntrica de Comodoro Rivadavia.
El agresor fue detenido porque, de acuerdo a la imputación de la Fiscalía, después de dejarlo inconciente le robó el teléfono y pretendía irse, aunque un policía se lo impidió.
El control de su detención se realizó el viernes en la Oficina Judicial y fue presidido por la juez penal, Daniela Arcuri. El Ministerio Público Fiscal fue representado por la funcionaria Andrea Rubio, mientras que el abogado adjunto de la Defensa Pública, Ricardo Amado, asistió al imputado, Bruno Sebastián Muñoz.
En ese marco la acusadora pública formalizó la apertura de investigación y calificó provisoriamente el caso como robo en grado de tentativa, aunque afirmó que la calificación podría mutar cuando se tengan precisiones sobre el estado de salud y evolución de las lesiones sufridas por la víctima.
A todo esto, el imputado hizo uso de su derecho a declarar y pidió que se observen las cámaras del pub para corroborar su coartada.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico