Fue a ver a su hijo y terminó apuñalando a su ex pareja

A.L. recibió una puñalada en la altura de la cadera que le asestó su ex pareja. El agresor se dirigió ayer sobre las 15 hasta la vivienda de la víctima en el barrio Abel Amaya y luego de recriminarle cuestiones vinculadas a la relación que habían mantenido, la apuñaló con un cuchillo de mesa. El agresor escapó rápidamente del lugar y la joven fue asistida por personal policial. La vida de la víctima no corre peligro, pero fue trasladada al Hospital Regional para realizarle los estudios correspondientes.

Según fuentes policiales consultadas por El Patagónico, la víctima se encontraba junto a su hijo de cuatro años en su vivienda, ubicada en Blas Rodríguez al 1.100, cuando su ex pareja llegó ayer por la tarde con la excusa de ver al pequeño.
V.H.N llegó al lugar en presunto estado de ebriedad y comenzó a reprocharle a A.L algunas cuestiones sobre la tenencia de su hijo como también sobre el fin de su relación.
La discusión fue subiendo de tono por lo que la joven le pidió a su ex pareja que se fuera para que el pequeño no observara la discusión. Sin embargo, la víctima no se percató que V.H. N tomó un cuchillo y le asestó un puntazo en la parte izquierda de su cuerpo, a la altura de la cadera.
El corte tuvo una longitud de casi 5 centímetros y el elemento corto punzante tocó parte del hueso. Producto del ataque, el cuchillo se partió por la mitad y quedó tirado en la vereda de la vivienda donde también se podía observar grandes manchas de sangre.
El agresor se fue rápidamente del lugar. Mientras, vecinos dieron aviso a los efectivos de la Seccional Quinta que rápidamente llegaron al sector y pidieron una ambulancia debido a la abundante pérdida de sangre que sufría la víctima.
Los efectivos policiales contuvieron a A.L. y trataron de que el niño no se percatara de lo que estaba pasando. Sin embargo, producto de su ingenuidad, salió a correr a la calle por lo que su madre tuvo que ir en su búsqueda tratando de contener su herida al mismo tiempo. Las autoridades le indicaban que no debía moverse, pero producto de su estado de shock, la joven no escuchaba las recomendaciones de los efectivos policiales.
Minutos después arribó un equipo del Hospital Regional y prestó primeros auxilios a la víctima, pero los médicos determinaron que debía ser trasladada al centro asistencial para suturar la herida y realizarle los estudios correspondientes. Anoche la policía continuaba la búsqueda del agresor.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico