Fueron absueltos los acusados por la muerte de un petrolero

Raúl Alberto Palacios y Leonardo Morales -imputados como presuntos autores del delito de homicidio culposo por la muerte del operario petrolero Daniel Ruiz ocurrida en Valle Hermoso- quedaron absueltos tras la finalización del juicio oral y público.

El juez penal Daniel Pérez, resolvió absolver de culpa y cargo a los dos acusados Raúl Alberto Palacios (66) y Leonardo Morales (39) por el hecho ocurrido en la zona de Valle Hermoso el día 26 de octubre de 2012, en perjuicio de Daniel Marcelo Ruiz.

Para el magistrado, la Fiscalía pudo acreditar la muerte de una persona pero no se logró probar que haya sido ocasionada por la conducta culposa de los imputados.

En la lectura de su resolución, el magistrado explicó que las partes disentían, en lo sustancial, sobre la tipicidad del hecho denunciado y la responsabilidad penal de los profesionales llevados a juicio.

Según el alegato del Ministerio Público Fiscal, se pudo probar el suceso de un hecho delictivo y también la responsabilidad penal de ambos imputados. En tanto, la defensa sustentó su posición en la falta de acreditación del hecho como típico y la culpa grave exclusiva de la víctima.

En este contexto, Pérez afirmó que por las pruebas rendidas en el juicio, se acreditó que la víctima trabajaba para la empresa Manpetrol. Asimismo, se probó que el día 26 de octubre de 2012, se encontraba en el interior de una base, llamada "Skanska" junto a su compañero de trabajo y chofer del camión.

En dicha circunstancias, aproximadamente a las 16:30, Ruiz intentaba sacarse el mameluco que llevaba puesto. Por efecto del viento, se le voló el casco protector hacia un tráiler que se encontraba, aproximadamente a 40 metros del camión.

Cuando se ubicó en inmediaciones del tráiler para recoger el casco, por efecto de una ráfaga de viento tipo torbellino, el tráiler se movió recostándose sobre su margen izquierdo aplastando el cuerpo de Ruiz.

Sus compañeros de trabajo, que se hallaban en esa base, acudieron rápidamente a ayudarlo. Luego, fue trasladado en una ambulancia al Hospital Regional pero falleció al día siguiente.

Según el análisis del Juez, la Fiscalía en su presentación inicial no explicó que hacia la víctima en la base Skanska. Asimismo, la parte acusadora sostuvo que el ingeniero Palacios había autorizado el ingreso y el estacionamiento de camiones en esa base. También afirmó que existía autorización para que los trabajadores puedan esperar en ese lugar el vehículo que los trasladaba a Comodoro Rivadavia.

De esta forma, la fiscal Castagno indicó que Palacios tenía conocimiento del ingreso del tráiler móvil a esa base y que no había adoptado ningún tipo de medidas para evitar su desplazamiento.

En este marco, el juez indicó que los acusadores cambiaron su versión en el alegato final. En esa instancia, la Fiscalía no mencionó toda la cuestión relacionada con el ingreso y estacionamiento de camiones. Tampoco sostuvo que Palacios tenía conocimiento de la presencia del tráiler en la base Skanska.

Su imputación, se centró en que el tráiler se había colocado como parte de una decisión operativa.

En el alegato final, los acusadores sostuvieron que se violó un deber genérico de cuidado, contenido en el artículo 1º de la Ley 19.587 (Ley de Higiene del Trabajo).

Para el magistrado, la decisión operativa de colocar el tráiler en ese lugar fue de los supervisores de la empresa Manpetrol. Si bien consideró probado que Palacios sabía de la existencia del tráiler, no se acreditó en el juicio que haya sido la persona que ordenó la ubicación de ese elemento.

Con respecto a la contratación de un tráiler, que por su formato y dimensiones, se transforma en un móvil peligroso ante la posibilidad de que el viento lo pueda volcar, sostuvo que dicha tarea también estuvo a cargo de los supervisores de pruebas hidráulicas. Palacios y Morales, no se vincularon en la contratación errónea.

En este marco, señalo que la Fiscalía, no logró poder describir, con pruebas concretas, el comportamiento negligente de los imputados. Así las cosas, consideró que se pudo acreditar la muerte de una persona pero no se logró probar que haya sido ocasionada por la conducta culposa de los imputados.

Finalmente, en esta investigación se demostró que el operario estaba fuera del ámbito laboral en una jornada en la que se habían suspendido las actividades por fuertes vientos. Ruíz tenía que esperar la Traffic que lo trasladaba a Comodoro Rivadavia en la base "Tanques" de la empresa Manpetrol.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico