Fueron detenidos cuando intentaban escapar con la recaudación de una feria

Dos delincuentes ingresaron el jueves por la noche a la feria "Nayeli 2", del barrio Roca, con el objetivo de robar la recaudación del día. La dueña se encontraba sola y se resistió al asalto. Los ladrones la cortaron en un brazo y en la frente. Vecinos alertaron a la policía y lograron detener a los sospechosos.

El jueves, a las 22, una de las dueñas de la feria "Nayeli 2" se disponía a terminar una nueva jornada de trabajo cuando dos individuos armados ingresan al local con intención de llevarse la recaudación.
"Entraron cuando estaba por cerrar la persiana y no me quedo más remedio que dejarles entrar porque estaban armados con cuchillos y me amenazaban que me iban a hacer daño si no les entregaba la plata", sostuvo la damnificada a El Patagónico.
La comerciante indicó que los hombres actuaron a cara descubierta y "hablaban muy rápido por lo que no llegaba a entenderles mucho de lo que decían".
Las amenazas y las armas blancas no asustaron a la trabajadora que mostró resistenciapara entregar la recaudación a los delincuentes. "La plata que hacemos aquí es fruto de nuestro trabajo ¿Por qué se lo tengo que entregar a las personas extrañas?", alegó.
Ante la negativa, los malvivientes cumplieron la promesa de hacerle daño y le asestaron un corte superficial en el antebrazo derecho y la golpearon en la frente con el mango del arma. Tras la agresión, los asaltantes saltaron al otro lado del mostrador para intentar alzarse con el botín.
Vecinos del sector escucharon las amenazas y los gritos de los malvivientes y alertaron a efectivos policiales de la Seccional Tercera.
Cuando los agentes llegaron al lugar lograron detener a los sospechosos que todavía se encontraban en el interior del local buscando objetos de valor. Los detenidos fueron identificados por fuentes oficiales como Elías Márquez Carrasco (19) y Walter Bascheto (27).
Ambos cuentan con anteriores detenciones y hoy serán sometidos a la audiencia de control judicial.
Los dueños del comercio aseguraron que desde que abrieron el local nunca necesitaron de personal de seguridad por considerar el sector una zona tranquila de Comodoro Rivadavia.
"Ahora estamos viendo si contratamos un agente más por nuestra seguridad pero las cosas no están muy bien para invertir en un servicio de esa talla", manifestaron los comerciantes oriundos de Chuquisaca, Bolivia.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico