Fumar aumenta en un 90% el riesgo de desarrollar EPOC

Unas 210 millones de personas en el mundo viven con Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) y para el 2030 la OMS predice que será la tercera causa principal de muerte.

La mayoría de los pacientes no sabe que tiene EPOC hasta que la enfermedad ha avanzado hasta una etapa moderada/severa.
El diagnóstico y tratamiento temprano mejoran significativamente la calidad de vida de los pacientes con EPOC, permitiéndoles seguir realizando sus actividades cotidianas. Toda persona de más de 40 años fumadora o ex fumadora debería realizarse una espirometría al año.
En todo el mundo, ya hay 210 millones de personas que viven con la enfermedad y para el año 2030 la Organización Mundial de la Salud predice que la EPOC será la tercera causa principal de muerte, solo superada por cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Sin embargo, muy pocas personas son siquiera conscientes de la afección. De hecho, cuando la mayoría descubren que tienen EPOC, ya han perdido alrededor del 50% de su función pulmonar.
¿QUE ES LA EPOC?
La EPOC es una enfermedad respiratoria caracterizada por la obstrucción crónica del pasaje del aire, la falta de aire (disnea), tos, silbidos y mayor producción de esputo (moco o flema). Estos síntomas, en especial la falta de aire, podrían restringir la capacidad del paciente para realizar actividades diarias.
La causa predominante es el consumo de cigarrillos, lo que representa entre un 80% y 90% de probabilidades de contraer este padecimiento.
La contaminación, incluida la producida por el uso de la madera y el carbón, la quema de estufas y calentadores, y la exposición a una gran variedad de agentes contaminantes, representan un riesgo de contraer EPOC.
La EPOC tiene un impacto físico y emocional sobre quienes sufren esta enfermedad. A medida que la dolencia progresa, disminuye la función pulmonar y la actividad física se nota seriamente limitada, lo que dificulta la capacidad de los pacientes de llevar una vida plena, interfiriendo con las tareas diarias y con su participación en las rutinas familiares. Esto puede producir en las personas sensación de miedo, ansiedad, frustración, aislamiento y depresión.
Se trata de una enfermedad prevenible y tratable. Sus síntomas se suelen confundir con los del envejecimiento natural, sin embargo, se puede diagnosticar mediante una espirometría realizada por un especialista.
El diagnóstico y tratamiento temprano mejoran significativamente la calidad de vida de los pacientes de los pacientes con EPOC, permitiéndoles seguir realizando sus actividades cotidianas.
¿QUE ES UNA ESPIROMETRIA Y
COMO SE REALIZA?
Es un examen funcional respiratorio, que se realiza con equipos computarizados. La medición requiere que el paciente efectúe esfuerzos inspiratorios y espiratorios máximos. Permite evaluar algunos volúmenes pulmonares y flujos. Para obtenerlas debemos hacer una inspiración máxima y espirar en forma máxima (rápida y vaciando totalmente los pulmones), a través de una boquilla de cartón descartable, en el espirómetro. Con los datos obtenidos se puede determinar si hay alteraciones funcionales respiratorias y su severidad.
La espirometría es un estudio sencillo que puede realizarse en cualquier hospital o clínica de su ciudad. Toda persona de más de 40 años fumadora, o ex fumadora debería realizarse un examen de este tipo al año.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico