García volvió a hacerse detener para poder dormir bajo techo

"A mí, a mi ex pareja y a mi familia, nos arruinó la jueza, Daniela Roberts, que nunca nos llevó a un equipo interdisciplinario", repitió ayer Cristian García en la redacción de El Patagónico tras haber sido dejado en libertad en la Oficina Judicial por la juez Raquel Tassello. Reconoció que se hizo detener nuevamente en la noche del miércoles para dormir en la comisaría. "No tengo donde ir", explicó y afirmó que hoy buscará respuestas en el Juzgado de Familia. "Quiero recuperar a mi familia", ruega.

Afligido por su situación, Cristian García, de 41 años, fue entrevistado de manera exclusiva por El Patagónico el miércoles a las 17 en los calabozos de la Seccional Quinta donde permanecía detenido por haber violado la prohibición de acercamiento a la vivienda de su ex pareja en las 1.311 viviendas.
El hombre que ayer fue dejado en libertad luego de ser arrestado el miércoles a la mañana, volvió a dialogar con este diario y dejó en claro que él se quedó adrede en la vivienda de su ex pareja, en Marinero López al 2.700, a la que no podía acercarse, para que la policía lo detuviera y que la Justicia escuche su reclamo.
Es que según García tiene una prohibición de acercamiento por violencia familiar que aclaró es por amenazas y no por golpes. Así, debe permanecer a más de 300 metros de la vivienda de su ex esposa, pero el único lugar en el que puede quedarse está a unos 80 metros, donde viven dos de sus hermanos, por lo que tampoco puede pedirle hospedaje a ellos.
Una vez que fue entrevistado, a las 19 del miércoles la Justicia decidió notificarlo y liberarlo. Pero García nuevamente se fue, tal como le había adelantado a este diario, hacia la casa de su ex pareja. Allí habló con ella y según comentó ayer, esta lo hizo pasar a la casa y le dio de comer. "Volví a mi casa exigiéndole a mi mujer que llame a la policía, para poder ser atendido por la jueza".
Reconoció que su ex mujer no quería llamar por teléfono a la policía, pero que él la obligó.
Primero lo hizo pasar a la vivienda y le dio de comer. Luego ante la insistencia de García llamó a la Seccional Quinta que ante la prohibición de acercamiento vigente lo volvió a detener.
De ese modo, en la madrugada de ayer durmió en la comisaría. "No tengo donde ir" explicó. Y ayer fue a audiencia de control de detención en donde escuchó sus lamentos la juez Raquel Tasello, pero le explicó que la situación escapa a su ámbito que es el penal y de ese modo le dijo que busque asesoramiento en la Defensa Pública del fuero civil.
García dice que tiene antecedentes por droga, "eso me jode, pero ya cumplí condena hace 21 años, y hace ocho años me inscribí en un centro de rehabilitación que no cumplí", sostiene. Sin embargo, asegura que está dispuesto a rehabilitarse para recuperar a su familia y que se lo hizo saber a su ex esposa.

"QUIERO RECUPERAR
A MI FAMILIA"
"Yo hablé con mi señora, lo que me pida mi familia lo hago. Quiero recuperar a mi familia, que me atienda la jueza, que me atienda lo más pronto posible. Le diría ¿por qué no arbitró los medios necesarios para evitar estas cosas?, ¿por qué no me dio un equipo interdisciplinario para ponernos psicólogos a los dos y a los chicos que son los más dañados en este tema?, ¿por qué no lo hizo?", pregunta García.
"A mí, y a mi ex pareja y a mi familia, nos arruinó la jueza, Daniela Roberts, que nunca nos llevó a un equipo interdisciplinario", reiteró el hombre que hoy buscará que en el Juzgado de Familia lo atiendan.
"Cuando yo me presenté, como no tenía documento me dijo que como no acreditaba identidad no me podían atender. Después nunca me llegaron las citaciones", afirmó García que tiene recién programada una audiencia para agosto y mientras tanto carece de un lugar en dónde dormir. "No tengo domicilio fijo, no tengo lugar", reiteró.
Tenía previsto recurrir ayer a la Municipalidad para que lo ayude con algún alojamiento hasta que lo atienda la juez.
García está desesperado, ayer en la redacción comentó que ya no sabe qué hacer para que desde el Juzgado de Familia llamen a una audiencia de conciliación con su ex pareja."A mí, a mi ex pareja y a mi familia, nos arruinó la jueza, Daniela Roberts, que nunca nos llevó a un equipo interdisciplinario", repitió ayer Cristian García en la redacción de El Patagónico tras haber sido dejado en libertad en la Oficina Judicial por la juez Raquel Tassello. Reconoció que se hizo detener nuevamente en la noche del miércoles para dormir en la comisaría. "No tengo donde ir", explicó y afirmó que hoy buscará respuestas en el Juzgado de Familia. "Quiero recuperar a mi familia", ruega.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico