Gastón Klingenfeld propone escenas de vida cotidiana en el puerto de Rawson

El tema de la pesca es casi un subgénero del documental, con algunos ejemplos memorables. Sin embargo Klingenfeld logra darle una perspectiva distinta, desde lo estético y sonoro, que no cae en el recurso de las cabezas parlantes para lograr transmitir pasado, presente y futuro.

El documentalista Gastón Klingenfeld debuta en el largometraje con "Legado del mar", un recorrido por la vida de los pescadores del puerto de Rawson, con eje en una familia encabezada por el más veterano de ellos y su embarcación de madera, que navega hace siete décadas.
El tema de la pesca es casi un subgénero del documental, con algunos ejemplos memorables, sin embargo Klingenfeld logra darle una perspectiva distinta, desde lo estético y sonoro, que no cae en el recurso de las cabezas parlantes para lograr transmitir pasado, presente y futuro.
En esa búsqueda, el narrador logra registrar la idea de la inmensidad que rodea al barco, imágenes que alimentan el relato de principio a fin, con el Pica I, ese barquito tan parecido a todos los del lugar, que navega desde 1947 y como su propietario es el último en su especie.
Klingenfeld juega con el sonido de las transmisiones radiales, el de la soledad del mar y la costa, la inmensidad de las perspectivas, retrata la rutina de la pesca y una de las mujeres que reflexiona: "Hay que tenerle respeto al pescador como ellos le tienen respeto al mar".
-Télam: ¿Cómo llegás al tema de estos pescadores?
-Gastón Klingenfeld: No tengo una relación directa con la pesca: fue trabajando como documentalista. El único puerto que conocía era el de Mar del Plata, cuando iba con mis papás. Alrededor de 2010 estuve por varios puntos del país y llegué a un puerto que se llama Bahía Camarones y me enganché mucho con la tripulación de un barco pesquero que me había invitado a salir al mar abierto, pero no pude hacerlo, me guardé los contactos, pero me quedaron las ganas de contar una historia como director y de las que tenía fue esa la que finalmente más me sedujo.
-T: ¿Cómo fue el proceso?
-GK: Fueron varias cosas todas relacionadas. La pasión, la curiosidad de estar en el medio de un barco en el medio del mar. La llegada a la familia protagonista fue una segunda etapa, porque primero la idea era hacer algo en Bahía Camarones pero aquel capitán que había conocido allí en ese tiempo se jubiló y mudó, y pensé se me había caído el proyecto, pero en un viaje de producción, el último día, pateando el puerto me encontré con Leo Iglesias, de quien casualmente en un viaje anterior había conocido a su padre, y me comentaron que su familia era la precursora de la pesca en la zona. La familia me adoptó como un hijo más...

PELICULA SOCIAL
-T: ¿Cuál era tu intención?
-GK: Mi intención fue siempre hacer una película social antropológica sin caer en cuestiones más técnicas, con un lenguaje más estructurado, con volúmenes de pesca y esas cosas, y la mayoría de las veces que se pueda hacerlo fuera de lo rutinario. Un retrato social de cómo vive la familia del puerto.
-T: Tenías que concentrar la atención en una idea central...
-GK: El Pica I de la familia Iglesias es el último barco de madera de Rawson que queda de los originales y lo que buscaba mostrándolos era poner de manifiesto algo en relación con la resistencia al avance industrial que genera la demanda de recursos, lo que vino a desviar el eje más romántico del emprendedor que tiene su nave.
-T: Había que encontrar un lenguaje...
-GK: La búsqueda que fuimos haciendo fue salir de ese lenguaje convencional. El mismo cine documental de los últimos años está saliendo de eso, para lograr una mezcla de géneros. Ayer me comentó alguien que lo vio con su hija y no creía que fuese un documental, y el hecho de que no fuera de cabezas parlantes hacía creer que se trataba de una ficción ortodoxa.
-T: Es clara la idea de trabajar no solo lo que se dice sino la imagen y el sonido...
-GK: Hay encuadres puntuales que son muy contemplativos, el barco metiéndose en el mar, tratando de marear un poco al espectador. La idea era tratar de envolver al espectador en ese ambiente.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico