"Gayá se tomaba atribuciones que no le correspondían"

En su descargo, Nadia Kesen contó que al principio Domingo Expósito Moreno no iba a ver a la nena y cada 15 días llamaba. "Le insistí porque el objetivo era que viniera a verla. Se hizo un régimen de visitas. El trato era normal, había algún cruce de palabras, pero siempre se podía solucionar, hasta que volvió a insistir con recuperarnos y decía que no iba a parar hasta lograrlo. Me ponía incómoda la situación porque yo sabía que estaba en pareja con Carolina (Gayá). Volvió con su enojo y comenzó a querer cambiar caprichosamente las cosas y si no accedía exageraba la situación", relató.
En el mismo sentido sostuvo que el padre de la niña pedía más tiempo para estar con la criatura, pero aseguró: "él no estaba con la nena sino que se quedaba Carolina y ella tomaba atribuciones que no le correspondían, como firmarle los comunicados del colegio y la nena no llevaba los materiales que tenía que llevar. Una vez le recordé que tenía que ir al pediatra la nena y dijo que no, que la iba a llevar Carolina. La llamé porque pensé que como mujer me iba entender, pero no fue así".
"Me perdí un Día de la Madre con mi hija porque él decidió que se quede con él y Carolina. Comencé a notar cambios en mi hija que no me parecían normales y me manifestaba cosas que pasaban cuando estaba con el padre; que Carolina la encerraba porque peleaba con el nene de ella y que le decía que la seguiría castigando. Que el padre no la paraba en los castigos. Me decía que la bañaban con el hijo de ella y mi hija le decía que eso le molestaba pero ella lo seguía haciendo", describió.
Y agregó: "Carolina le había dicho que yo era una tarada y que ella quería ser su mamá".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico