Gendarmería reprimió a los trabajadores de Cresta Roja

El operativo represivo dejó varios heridos por balas de goma. Los trabajadores denunciaron la presencia de "infiltrados" que provocaron los incidentes.

El delegado de Cresta Roja, Cristian Villalba, denunció la actuación de "infiltrados de la política" entre los manifestantes tras el último choque con Gendarmería, que dejó varios heridos por balas de goma. El primer incidente con los trabajadores fue por la mañana y el segundo pasado el mediodía.
"Acá hay infiltrados de la política. Los canales de diálogo no están cerrados", advirtió Villalba tras la nueva avanzada de Gendarmería con el objetivo de que la protesta no ocupe parte de la autopista Ricchieri. El delegado también aludió a la reunión que se mantenía anoche, al cierre de esta edición, en el Ministerio de Trabajo con el titular de la cartera, Jorge Triaca.
"Nosotros no estamos acostumbrados a esto. Somos 2.100 empleados. No conocemos a esta gente que vino", agregó. Luego detalló cómo se desencadenaron los incidentes: "Estábamos negociando con el secretario general la liberación del compañero detenido, la reunión de esta tarde pero no alcancé a decirles a mis compañeros que se infiltró gente de la política que provocó todo esto".
Durante la mañana de ayer se vivieron momentos de tensión luego de que un cordón de uniformados de gendarmería cercara a los manifestantes. Pasado el mediodía, la tensión fue extrema: gendarmería disparó balas de goma y hubo varios heridos.
"Llegó una orden de un juez que estableció que había que abandonar carriles", marcó Triaca ayer, en el marco de una conferencia de prensa que se llevó a cabo hoy en Casa Rosada. Según explicó, "la agrupación de trabajadores de Cresta Roja violentó esa orden y la Gendarmería cumplió".
Villalba había dado una versión distinta de lo que ocurrió. "Ayer (lunes) se logró en el canal de diálogo el corte parcial. La negociación fue que se liberaran desde dos carriles hasta hoy (ayer) y acordamos quedarnos a un costado. Me dijeron que no había ningún problema, que no iba a pasar nada", indicó en diálogo con el programa Dadyman de radio América, aunque aclaró que ayer la situación fue diferente: "Hoy vuelvo y llega personal de Gendarmería y me dice que si en 5 minutos no nos vamos nos sacaban. Me dijeron que la directiva de ayer (lunes) no corría más por orden del Presidente".
"Ni me dieron tiempo de informar a todos, ni de hacer asamblea. Metieron palos, los gendarmes pegaron primero porque meten palo entre medio de los escudos", lamentó.
Al respecto, el secretario de Seguridad de la Nación, Eugenio Burzaco, indicó ayer que "ya no se trata de una medida de protesta" y explicó que se les dijo a los manifestantes "que no podían perjudicar así a otros trabajadores. El derecho de unos termina donde empieza el derecho de otros", señaló en declaraciones a radio Blue.
Burzaco ratificó que el Gobierno trabaja en un protocolo para actuar en caso de cortes y precisó que su línea central será "entender que hay un derecho a manifestarse pero también hay otros derechos".
"Los cortes totales están prohibidos por ley. Con un marco de razonabilidad hay que buscar una solución para que la ley se cumpla", manifestó.
Los empleados de la firma avícola se concentraron ayer en la intersección de avenida de Mayo y 9 de Julio y luego marcharon hacia Casa de Gobierno, donde presentaron un petitorio para pedir una "solución inmediata" a sus demandas.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico