Gobierno lanza acuerdo de productividad para impulsar la venta de motos

La iniciativa impulsará una rebaja del 20% al 10% en los aranceles para la importación de partes, con el objetivo de que sean ensambladas en el país, y aumentará del 20% al 35% el gravamen que se aplica al ingreso de motos terminadas.

El Gobierno, los fabricantes de motos y los sindicatos del sector firmaron ayer un acuerdo de productividad que busca aumentar la producción nacional, el empleo local y las exportaciones.
Para lograr ese objetivo, el Gobierno impulsará una rebaja del 20% al 10% en los aranceles para la importación de partes, con el objetivo de que sean ensambladas en el país, y aumentará del 20% al 35% el gravamen que se aplica al ingreso de motos terminadas.
El acuerdo fue rubricado en el salón Belgrano del Palacio de Hacienda, en un acto en el que participaron los ministros de Producción, Francisco Cabrera, y de Trabajo, Jorge Triaca.
Además de aumentar la integración de componentes locales en la fabricación de motos, el convenio busca elevar de 500.000 a 800.000 los patentamientos anuales en los próximos tres años, crear 4.000 nuevos empleos y quintuplicar las exportaciones.
"Queremos una industria nacional pujante, competitiva y federal, por eso avanzamos con los acuerdos sectoriales, para que diferentes sectores de nuestra industria tengan un horizonte de crecimiento productivo, con la consecuente generación de empleo formal de calidad", señaló el ministro de Producción, Francisco Cabrera, tras la firma del acuerdo en el Salón Belgrano del Palacio de Hacienda.
Indicó que este acuerdo está en línea con los ya firmados para "potenciar la producción en Vaca Muerta, como así también para los sectores automotriz, construcción, textil y calzado".
Uno de los compromisos del sector privado en este acuerdo es avanzar en un programa de desarrollo de proveedores que permita aumentar la integración local de partes y piezas para motovehículos bajo estándares de calidad internacionales.
En una primera etapa se cambiará el esquema arancelario para pasar de uno estructurado a otro nuevo por modalidad de importación que favorezca el ensamble local: se aumentarán del 20% al 35% los aranceles para la importación de motos de menos de 250 centímetros cúbicos y bajará del 20% al 10% para la importación de motos desarmadas (CKD).
En la actualidad funcionan en Argentina siete terminales que concentran el 90% del mercado local, incluyendo tres de las 10 multinacionales más importantes. El sector representa 5.000 puestos de trabajo y genera US$ 2 millones en divisas por exportaciones anuales.
De todas maneras, la integración de piezas nacionales es sumamente baja (5%) y las importaciones totalizan US$ 300 millones al año, que en un 85% corresponden a piezas para el ensamblaje local.
El 65% de las empresas se encuentran localizadas en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Chaco.

POTENCIAR LA
PRODUCCION
El sector público nacional se comprometió a potenciar la producción en dos etapas: este año que viene a través de la adecuación de la estructura arancelaria y a partir del año que viene se promoverá un proceso sustentable de integración local de partes y piezas.
"Con estos acuerdos sectoriales estamos sembrando las bases para el crecimiento económico y del empleo en los próximos 20 años. En el sector motos representamos un mercado de casi 500.000 patentamientos anuales, lo que nos posiciona en el tercer lugar en Sudamérica", remarcó el ministro de Producción.
Cabrera encabezó el acto acompañado por sus pares de Trabajo, Empleo y Seguridad Social, Jorge Triaca, y de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, Sergio Bergman, junto al Secretario de Industria, Martín Etchegoyen.
Para el ministro Triaca, la firma del acuerdo es "una excelente noticia para el encuentro de los argentinos que necesitan soluciones consensuadas entre el Gobierno, los empresarios y los trabajadores".
"De todos los cursos de capacitación que promovemos desde el Ministerio de Trabajo el más demandado por los jóvenes es el de reparación de motos", subrayó Triaca.
Por su parte, Etchegoyen destacó que el Estado "es el primero que tiene que contribuir con la competitividad de las empresas, mejorando la infraestructura y bajando costos impositivos y burocracia innecesaria".
"Este acuerdo inicia un proceso de trabajo conjunto, sobre bases sólidas, para un sector muy importante para la industria argentina, con un gran potencial exportador", agregó Etchegoyen.
Uno de los objetivos del convenio es mejorar la integración de piezas que actualmente alcanza el 5% hasta lograr el 20% en dos años, lo que representa una gran oportunidad para la industria motopartista.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico