Golpean al empleado de un vivero y le roban sus ahorros

Personal policial de la Seccional Tercera y la Brigada de Investigaciones trabajan para identificar a los autores de un asalto ocurrido ayer a las 11 en el vivero "10 de Abril", situado en Constituyentes y Ruta 3. Actuaron tres delincuentes que golpearon a un empleado para robarle su billetera y la escasa recaudación que el comercio había reunido durante la mañana.

Un empleado que atendía ayer por la mañana en el vivero "10 de Abril" de Constituyentes y Ruta 3 fue sorprendido alrededor de las 11 por tres ladrones. Uno de ellos le asestó una trompada en el pecho. Su cabeza golpeó contra una maceta en el suelo y de ese modo le robaron los ahorros que tenía en la billetera, además de llevarse la escasa recaudación de la lluviosa jornada.
Se presume que los delincuentes lo siguieron desde una entidad bancaria a la que había concurrido el hombre para depositar dinero de la recaudación del vivero, ya que actuaron apenas llegó al comercio.
Wilson se había puesto a realizar un arqueo de tickets en la oficina del vivero, cuando escuchó que golpeaban las palmas. Al abrir la puerta de la pequeña casita de madera donde se hallaba, lo sorprendió un delincuente encapuchado que primero le preguntó por el dueño.
El trabajador le explicó que había salido a comprar cigarrillos y que ya venía.
"Dame la billetera", lo amenazó entonces el delincuente.
Wilson le dijo que no tenía dinero, pero el ladrón le pegó una trompada en el pecho. La víctima cayó contra una maceta en el interior de la oficina y el delincuente le quitó la billetera.
"Tenía tres mil pesos para pagar la cuota del auto" contó la víctima.
Los ladrones le pedían más plata. Tiraron todos los papeles buscando dinero, al no poder encontrar nada comenzaron a hacer ruido.
No había recaudación, Wilson ya había depositado el dinero. Solo quedaba el dinero que ingresó ese día. Eran solo 120 pesos. Es que en medio de la lluvia sólo se había vendido en toda la mañana una violeta.
Cuando los delincuentes comenzaron a impacientarse por no encontrar más dinero, entró en acción el perro ovejero alemán del vivero. El can amenazó a los ladrones con morderlos y los delincuentes se fueron. "El perro los corrió", relató la víctima.
Andaban encapuchados en medio de la lluvia. Uno se había quedado de campana y el otro flanqueaba a la víctima en la puerta.
Cuando el dueño llegó, pudo alertar a la policía del robo y en contados minutos el vivero se llenó de investigadores de la Brigada y efectivos de la Seccional Tercera que comenzaron a buscar indicios que permitan para dar con los autores.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico