Gonzalo García, el asistente técnico que lleva 13 años en la selección argentina

Desde 2004, el actual técnico de Gimnasia y Esgrima integra diferentes cuerpos técnicos albicelestes. "A veces uno cree que ya tiene el ciclo cumplido, pero también depende mucho del entrenador de turno. Siempre pasa lo mismo, siempre digo 'no', pero cuando se acerca el momento, el entrenador de turno me convence", admitió el DT de 49 años.

Los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro podrían representar quizá para Gonzalo García la última competencia como uno de los asistentes técnicos de la selección argentina de básquetbol masculina.
El actual entrenador de Gimnasia y Esgrima de Comodoro Rivadavia en la Liga Nacional, admitió que ese importante torneo podría haber sido la última de una relación que ya lleva nada menos de 13 años. "Siempre digo lo mismo, que voy a parar, y después sigo", confesó.
"Son muchos años, fue un poco distinto cada año, comenzar con una ilusión impresionante porque yo empecé justo en 2004, post Mundial de Indianápolis. Imaginate que convivir durante tantos años con lo mejor de nuestro básquetbol, sin dudas que es un orgullo y placer", afirmó Gonzalo García.
El ex entrenador de Libertad, La Unión de Formosa y Flamengo de Brasil, entre otros clubes, recordó cómo fue el momento de su primer proceso como asistente técnico de la Selección, comandada en 2004 por el cordobés Rubén Magnano.
"Fue un llamado de Rubén Magnano, para acompañarlo a Fernando Duró al Sudamericano que se jugó en Campos, Brasil, así que acepté sin poner ninguna objeción. La verdad me puso feliz y a partir de ahí no paré. Desde 2004 hasta la fecha ininterrumpidamente", señaló.
Aunque aclaró: "no participé con los mayores en 2005 porque me tocó dirigir el Mundial Sub 21 (en Córdoba); ahí estuve nada más abocado a los jugadores jóvenes, pero después siempre tuve participación con los mayores".
Gonzalo admite que no sabe sobre su futuro en una posible convocatoria para integrar otro cuerpo técnico. "Siempre digo lo mismo, que voy a parar y después sigo", reconoció.
"La verdad, no sé. Ya hace varios años que digo que voy a dar un paso al costado, por un tema de que tengo los recesos ocupados, estoy perdiendo mucho tiempo familiar, estoy descuidando un poco las pretemporadas de los clubes. Pero siempre digo lo mismo, que voy a parar y después sigo. Estoy como Mirtha Legrand, que siempre parece que se va a retirar y siempre sigue", dijo esbozando una sonrisa.
"A veces uno cree que ya tiene el ciclo cumplido, pero también depende mucho del entrenador de turno, y la necesidad que me tenga de ladero. Siempre pasa lo mismo, siempre digo 'no', pero cuando se acerca el momento, el entrenador de turno me convence", aseguró.
"Yo ya había bajado la persiana para 2010, después del Mundial de Turquía, y me llama Julio Lamas diciéndome que por favor lo acompañe, que para él sería un placer que lo acompañe. Yo no había trabajado nunca con Julio, así que me gustó la propuesta y seguí. Y cuando terminó el ciclo de Lamas, fue exactamente lo mismo. Dije 'hasta acá llegué, ya está, son muchos años'. Recibí otra vez el llamado de Hernández y otra vez la misma historia. Siempre digo que es el último año, y esta vez también digo que es el último", sentenció.

NO SE VE COMO
ENTRENADOR EN JEFE
DE LA "ALBICELESTE"
El director técnico "mens sana" aseguró que no se le pasó nunca por la cabeza que desde la CABB lo designen como entrenador en jefe, ya que considera que es algo que "no lo disfrutaría".
"No me veo entrenador en jefe. Para mí los ciclos de selección son de disfrute total, con la presión lógica de los resultados en el torneo, del trabajo, pero siempre lo disfruté a pleno. Creo que siendo el 'uno', no lo disfrutás, creo que en mi caso lo padecería. Entonces, nunca se me pasó por la cabeza", acentuó.
Gonzalo García también explicó por qué no integró en Atenas 2004 aquel cuerpo técnico de la Selección que lideraba Rubén Magnano, junto a Enrique Tolcachier y Fernando Duró, dos ex técnicos de Gimnasia de Comodoro.
"El cuerpo técnico del primer equipo ya estaba conformado con Tolcachier y Duró. Más Rubén Magnano, yo ahí estuve en el Sudamericano y después dirigí el Sub 21 que jugó el torneo 'Encestando una Sonrisa', en Chile. Eso fue en 2004, terminado el ciclo de Rubén Magnano. Después, ya con Sergio Hernández, pasé a estar en el primer staff del primer equipo", sostuvo.
Para Gonzalo García, todos los procesos en que le tocó estar en la selección argentina fueron importantes. "Todos tuvieron sus cosas buenas, yo siempre saco cosas buenas de la Selección. Nunca veo nada negativo, sí disfruté mucho y me pareció super importante el torneo que jugamos en Las Vegas en 2007, que para mí fue un quiebre en la conducción. Creo que a partir de ahí, Hernández tuvo una injerencia completa en la selección nacional, por eso me gustó, lo disfruté y fue un torneo bárbaro para nosotros", enfatizó.

LOS CRACKS
Los Juegos Olímpicos de Río significaron para Emanuel Ginóbili y Andrés Nocioni su retiro definitivo de la selección argentina de básquetbol.
Gonzalo García, asistente de la Selección y con quien compartió varios torneos, dejó una reflexión respecto del retiro de estos dos grandes jugadores que dio el básquetbol argentino.
"Es muy difícil porque ya está todo tan trillado, todo tan dicho que la verdad parece redundante todo. Lo que puedo decir es que conviví con ellos en muchísimos torneos, nunca pusieron su condición de superestrellas por encima del equipo, son tan cracks que no se nota que son cracks en el trato diario. Me llevo la mejor impresión y he aprendido infinidades de cosas al lado de ellos", destacó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico