Gozaba de arresto domiciliario y lo detuvieron con un pistolón

Víctor Mariano Benítez, condenado desde abril con una pena de prisión efectiva, pero que se encontraba bajo arresto domiciliario, fue detenido ayer a la madrugada en Ghiachino y Rivadavia del barrio Ceferino con un pistolón calibre 12 de doble caño y con dos cartuchos a bala. Se le revocó la prisión domiciliaria y volvió a alcaidía policial para terminar de cumplir la condena.
A las 2:30 de ayer Víctor Mariano Benítez, a quien también algunos conocen como "Chucky", fue detenido por personal policial de Infantería en Capitán Giachino y Rivadavia con un pistolón calibre 12 en su poder. El arma tenía dos cartuchos a bala.
Según informaron a El Patagónico fuentes judiciales, en abril Benítez fue condenado con prisión efectiva, pero se encontraba con arresto domiciliario esperando una plaza para volver a prisión a cumplir su pena.
Fue sorprendido ayer por la guardia de Infantería que recorre los barrios de madrugada. Llevaba una escopeta de doble caño por lo que quedó detenido en la Seccional Cuarta.
El juez Miguel Caviglia ayer decretó la legalidad de la detención. La defensa pública había solicitado la ilegalidad del procedimiento.
Una vez que el fiscal Julio Argentino Puentes lo imputó del delito de tenencia de arma de fuego sin la debida autorización legal, Benítez debió comparecer ante el juzgado de ejecución para dar cuenta de la violación del arresto domiciliario. En esa instancia se le revocó la medida y fue trasladado a la alcaidía policial a seguir cumpliendo con la condena.
En marzo Benítez ya había sido detenido por la Brigada de Investigaciones portando un arma de fuego de manera ilegal. El joven de 24 años cuenta con antecedentes por tentativa de homicidio, lesiones con arma de fuego, lesiones y amenazas con armas, daño y atentado y resistencia a la autoridad, se informó.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico