Guilford atribuyó la crisis a la baja en las ventas

Así lo confirmó Cipriano Ojeda, secretario general de la Asociación Obrera Textil, quien participó de la audiencia que se realizó ayer en la Secretaría de Trabajo con la presencia de Marcial Paz. Allí se esperaba la presencia de Nicolás Goransky, presidente de la compañía, quien finalmente no llegó al encuentro. Por eso se postergó para el martes, día en que se podría contar con el apoderado, quien a través de un comunicado aseguró que el objetivo es que "ningún trabajador pierda su empleo".

Finalmente el martes por la noche los empleados de Guilford iniciaron la retención de servicios que habían anunciado esa misma tarde, luego de que se conociera que la compañía textil había presentado un plan de crisis que planteaba disminuir la jornada laboral, pagar la quincena en cuotas y solo el 50% las horas caídas por el plazo de 90 días.
Ayer a primera hora la retención de servicios fue total, a la espera de la audiencia que en horas del mediodía se realizó en la delegación que la Secretaría de Trabajo tiene en Comodoro Rivadavia.
En el encuentro se hizo presente el titular de la cartera, Marcial Paz, quien se reunió con Cipriano Ojeda, secretario general de la Asociación Obrera Textil (AOT), y representantes de la compañía. El gran ausente fue Nicolás Goransky, presidente de Guilford, a quien esperaban al menos las autoridades.
Así, luego de que Paz le manifestara la posición del gobierno para buscar alternativas a la situación de crisis, entre ellas el otorgamiento de un crédito para la firma, se decidió posponer el encuentro hasta el martes cuando sí se haría presente Goransky.

TRABAS DE NACION
Tras la reunión, Ojeda ratificó la continuidad de la retención de servicios hasta el martes, argumentando que la empresa reintegra el 50% de los costos del transporte público de pasajeros a los trabajadores. Sin embargo, al no haber cobrado el total de la quincena les es imposible llegar a la planta de Kilómetro 8.
"Quedamos a criterio de la Secretaría porque la gente no va a poder llegar a su lugar de trabajo porque le pagan un plus del boleto; entonces dejamos asentado que el trabajador no tenía cómo llegar", explicó.
"La medida de fuerza va a continuar hasta el martes, pero para que arreglemos, no para que generemos más descontrol. Estamos dispuestos a la mesa de diálogo", acotó.
Por su parte, tras conocerse la repercusión del conflicto, desde las oficinas de Guilford en Buenos Aires se comunicaron con El Patagónico para dar a conocer un comunicado donde Goransky da su versión de los hechos y asegura que el objetivo es que "ningún trabajador pierda su empleo".
La empresa recordó que desde abril mantiene negociaciones con autoridades del Banco Chubut, el Gobierno Provincial y el Ministerio de la Producción de la Nación con el objetivo de obtener una línea de crédito que permita dotar a la empresa del capital de trabajo necesario para atender sus exportaciones.
"Venimos haciendo un trabajo profundo, tanto con la Nación como con la Provincia, para encontrar una solución que garantice el trabajo de todos los empleados de la compañía. Dado que hasta el momento contamos solo con la aprobación del Banco del Chubut de un tramo parcial de la asistencia financiera solicitada hace seis meses, es que nos vemos obligados a tomar medidas hasta que se destrabe el crédito del Ministerio de Producción", explicó Goransky.
"Nuestro objetivo es que ningún trabajador pierda su empleo. Por eso no hemos tenido despidos ni suspensiones. La difícil situación del país y la caída en las ventas hacen que la alternativa temporal que encontramos sea una reducción de la jornada laboral. Lamentablemente los representantes de AOT se negaron a reunirse con nosotros", detalló, manifestando su apertura al diálogo para encontrar una solución.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico