Guilford: ayer hubo una manifestación en la ruta

El ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera; junto su par de Chubut, Hernán Alonso; y el secretario de Trabajo de Chubut, Marcial Paz; se reunirían en Buenos Aires con el titular de la textil, Nicolás Goranski, con el objetivo de que defina el futuro de la planta en Comodoro Rivadavia y el de sus 280 trabajadores. Tras este encuentro, los operarios realizarán una asamblea y decidirán los pasos a seguir, con un posible endurecimiento de las medidas de fuerza.

Las novedades que llegaron desde Buenos Aires el lunes fueron un cachetazo para los trabajadores de Guilford en Comodoro Rivadavia. Los operarios esperaban que surgieran novedades concretas sobre el futuro de la planta de Kilómetro 8. Pero solo recibieron como respuesta un subsidio de Nación de $4.500 durante tres meses y sin fecha a definir.
Tras conocer estas novedades, los trabajadores decidieron manifestarse en forma drástica y cortar la Ruta Nacional N°3 por media hora para visibilizar más aún su reclamo. Sin embargo ayer minutos antes de que ejecutara la medida, desde la Asociación Obrera Textil (AOT) les pidieron que dieran marcha atrás con su decisión y esperar al nuevo encuentro que se realizaría mañana, el cual consideran definitorio para el futuro de la empresa en la ciudad y el de sus 283 trabajadores.
Según confirmó Cipriano Ojeda, secretario general de la AOT en Comodoro Rivadavia y que ayer aún se encontraba en Buenos Aires con la esperanza de que hubiera novedades concretas, el ministro de Producción de la Nación, Francisco Cabrera; junto su par de Chubut, Hernán Alonso; y el secretario de Trabajo de Chubut, Marcial Paz; se reunirán en Buenos Aires con Nicolás Goranski, titular de la compañía.
Allí le pedirán al propietario de la textil que diga cuál es el futuro de la planta de Comodoro Rivadavia, ante la pasividad que muestra desde que se inició el conflicto hace más de un mes.
En principio desde la textil se especulaba con que el encuentro se realizaría hoy. Mientras que desde Provincia confirmaron que la posibilidad es mañana, lo que se confirmaría hoy a la tarde.
Si esto sucede por la tarde, los trabajadores se reunirán en asamblea. Juntos conocerán las novedades que lleguen desde Buenos Aires y decidirán los pasos a seguir.
Todo parece indicar se endurecerán las medidas de fuerza, luego de que trascendiera que semanas atrás analizaron tomar la planta de combustible y ayer anunciaran el corte de ruta que finalmente se suspendió a último momento.
Así lo dejó trascender el propio Ojeda. “Si no está la respuesta, tomaremos otras medidas más fuertes. Esto ya lleva 60 días y no tenemos solución. Hoy por hoy vamos a contener a la gente, pero necesitamos una respuesta para que se abran las puertas de la empresa, o directamente vamos a buscar el pago de la indemnización de la gente”, señaló.

LAGRIMAS Y SOLIDARIDAD

Ayer en la manifestación que realizaron los trabajadores, los ánimos no eran los mejores. El cansancio y el malestar se hacían evidentes por no poder afrontar los diversos compromisos asumidos. "Hemos pasado momentos malos, pero cómo este imposible”, explicó Omar Orquera, quien en su caso lamentó no poder adquirir útiles escolares para sus hijos.
"Quieren hacer la presentación de quiebra pero vamos a ver qué pasa; está complicada la cosa. Estamos más de un mes sin cobrar; tenemos que pagar cuentas, alquiler; los chicos van a la escuela. Nos traen donaciones y las agradecemos de todo corazón, pero nosotros no podemos llevar un paquete de fideos cuando el nene necesita una carpeta para llevar al colegio. ¿Qué hacemos? ¿Qué les decimos?”, se preguntó el operario.
Jorge Ríos, delegado de la empresa que se desempeña en el sector de Circulares, coincidió en parte con su compañero y señaló: "todo esto preocupa y mucho".
"Yo creo que los tiempos son difíciles y pueden ser aún peores. Y creo que $4.500 no ayudan a ningún bolsillo, más cuando recién llega el mes que viene”, consideró el delegado que también agradeció el apoyo de toda la comunidad y pidió la donación de pañales, útiles, leche, elementos esenciales para muchas familias.
Es que como dijo Feliciario Chiuca, tesorero de comisión, la gente necesita cobrar y está cansada. “Psicológica y mentalmente hay muchos compañeros que están 'bajoneados'. Uno porque no puede pagar el alquiler; que llegan a su casa y los están esperando para cobrar. ¿Cómo hace esa gente?", se preguntó.
"Estamos agradecidos por los subsidios, pero no alcanza con lo que cuesta la canasta básica. Y uno ve llorar a los compañeros y se queda con eso", dijo entre lágrimas con la incertidumbre de no saber cuál será el futuro de la empresa.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico