Guillermo Ruggeri quebró por tercera vez el récord argentino en 400 metros con vallas

El argentino, de 25 años, hizo un registro de 49,69 segundos, correrá esta tarde desde las 16:15 por un lugar en la final. Por su parte, el santafesino Germán Chiaraviglio quedó eliminado en salto con garrocha.

El mendocino Guillermo Ruggeri se clasificó ayer a las semifinales de los 400 metros con vallas, al finalizar tercero en su serie de la especialidad en el Mundial de atletismo que se lleva a cabo en Londres, donde volvió a quebrar por tercera vez en este año el récord argentino, y logró la única alegría de la jornada dominical en la capital inglesa.
Ruggeri, de 25 años, con un registro de 49,69 segundos, el decimoquinto de los veinticuatro clasificados, se metió en semifinales y hoy, desde las 16:15, correrá por un lugar en la final.
El campeón sudamericano de la especialidad, título que consiguió este año en Asunción, Paraguay, batió por tercera vez en 2017 el récord argentino.
La marca impuesta por Juan Carlos Dyrzka durante los Juegos Olímpicos de México 1968 (49 segundos y 82 centésimas) se mantuvo vigente hasta abril de este año, cuando Ruggeri consiguió 49s79/100, en el GP Sudamericano de Santiago de Chile.
Ruggeri volvió a reescribir el récord nacional en la capital del Paraguay, al establecer 49s.72/100 con los que alcanzó la clasificación para el Mundial.

CHIARAVIGLIO FUE ELIMINADO EN SALTO CON GARROCHA
Por su parte, el santafesino Germán Chiaraviglio no pudo superar la marca de los 5,60 metros y quedó fuera de la final de la prueba de salto con garrocha.
El atleta de 30 años, reciente campeón del Sudamericano de Mayores en Asunción, con ese mismo registro, logró saltar 5,30 tras dos intentos, después superó los 5,45 en su primera oportunidad y terminó fallando sus tres saltos en los 5,60, cuando la marca para avanzar entre los doce para la final de hoy era 5,75.
La mejor marca de Chiaraviglio en su carrera fue de 5,75 metros con la que ganó la medalla de plata en los Juegos Panamericanos de Toronto, Canadá, 2015, y registro más alto este año son los 5,60 que lo consagraron campeón sudamericano en Paraguay, el mes pasado.
El argentino, undécimo en los Juegos Olímpicos Río de Janeiro 2016, terminó así la participación en su tercer Mundial después de Osaka, Japón, 2007 y Beijing, China, 2015, donde fue noveno.
En la prueba reina del atletismo, el maratón, los argentinos tuvieron suerte diversa, ya que el marplatense Mariano Mastromarino no pudo completar la competencia en la rama masculina, en tanto que la cordobesa Rosa Godoy finalizó en el puesto 62 entre las mujeres.
Mastromarino, de 34 años, en el décimo maratón de su carrera, había tenido un buen comienzo de carrera, pero se bajó de la competencia cuando iba en el puesto 59, con un tiempo de 1 hora y 39 minutos, pero se vió forzado a abandonar pasados los 30 kilómetros por una molestia física.
El "Colo", medalla de bronce en los Juegos Panamericanos de Toronto en 2015, quien se preparó para este certamen en la localidad salteña de Cachi, había conseguido la clasificación mundialista en el Maratón de Rotterdam 2016, cuando cronometró con 2h:15m.27seg.
La carrera fue ganada por el keniano Geoffrey Kipkorir Kirui, con un tiempo de 2h:08.27Seg, quien se convirtió en el quinto atleta de su país en ganar el oro en un Mundial de atletismo, superando al etíope Tamirat Tola (2:09.49) y al tanzano Alphonce Felix Simbu (2:09.51).
El primer europeo en cruzar la meta fue el local Callum Hawkins, quien terminó cuarto (2:10.17), en tanto que el primer latinoamericano fue el uruguayo Ernesto Andrés Zamora, que entró en el puesto 20, con un registro de 2:16.00.
La riocuartense Godoy tuvo su debut mundialista y consiguió completar los 42 kilómetros en 2 horas, 49 minutos y 30 segundos para finalizar en el puesto 62, con lo que consiguió su mejor registro de la temporada.
La cordobesa de 35 años, radicada en Villa Carlos Paz, había logrado su clasificación al Mundial en abril de 2016, cuando hizo la mejor marca de su carrera, con 2h.38m.41seg, en Rotterdam, Holanda.
La ganadora de la prueba fue la fondista Rose Chelimo, de Bahrein, con un tiempo de 2h27m:11s, seguida de la keniata Edna Kiplagat, bicampeona mundial, (2h27m18s) y la estadounidense Amy Cragg (2h27m18s.).

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario


Las Más Leídas del Patagónico