Gustavo Cordera: "Me mandé una cagada"

El músico aseguró que fue a la charla en TEA con el objetivo de "provocar".

Gustavo Cordera intentó darle una explicación a los dichos que pronunció en una charla con alumnos de periodistas y que generaron un fuerte repudio hasta tal punto que el Gobierno analiza denunciarlo.

"Yo leo esa aberración, descontextualizada y sí, boludo, es horrible. Siento una vergüenza, me siento un pelotudo. Una vez más me mandé una cagada, sin más explicaciones", admitió el ex líder de la Bersuit Vergarabat en declaraciones a FM Mega. "Se armó un lío tremendo y me siento un pelotudo importante", agregó.

Asimismo, el cantante detalló en que situación realizó esas declaraciones en la escuela TEA: "El día lunes fui a un taller de periodismo que era cerrado sin difusión, y fui llevado por la gente de 'Ni una menos', de la que formo parte de hace un montón de tiempo, como también adhiero a las Abuelas de Plaza de Mayo (...). Ese día la consigna que yo tenía era provocar enfrentamiento, disenso de alguna manera, parecida al psicodrama, ponerse el espejo. Se tocaron varias temáticas, en todas traté de buscar como es mi costumbre, la provocación, lo hago con el arte y con las canciones".

"Están totalmente fuera de contexto, en psicodrama qué pasa, en las constelaciones familiares o en un eneagrama, esto se hace en terapia y yo lo hice mucho, en teatro también se hace. Cuando necesitás resolver un conflicto tenés que llevar las partes a un extremo. Por ejemplo, si sos un violador, yo tengo que ser la víctima porque sino la víctima no se puede sanar. Yo tengo que prestar mi cuerpo a este personaje. Se hace esto en las canciones. Hay una canción en la Caravana que se llama 'Abusame', muestra el abuso que hay en las parejas, en el amor. Es un tema delicado porque yo lo viví personalmente, en mi familia también", manifestó Cordera sobre la gran polémica que generó.

Luego, cuando le preguntaron qué mensaje le daría a aquellas mujeres que fueron violadas, Gustavo respondió: "Yo he sufrido abusos en mi familia y que estoy con ellas. Es un tremendo dolor, pero para sanarlo hay que encontrarse con cosas horribles, hay que ir a fondo".

Todo el lío comenzó cuando Jonatan Dalinger, presente en el taller organizado por TEA, publicó en Facebook que cuando le preguntaron sobre las denuncias de abusos sexuales contra sus colegas Cristian Aldana y José Miguel del Popolo, el artista contestó: "Es una aberración de la ley que si una pendeja de 16 años con la concha caliente quiera coger con vos, vos no te las puedas coger. Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente".

En la entrevista radial, Cordera criticó a Dalinger por descontextualizar lo que ocurrió en esa charla: "Él sí violó el acuerdo que teníamos entre todos, él si lo viola. El sí es un violador, de alguna manera, no del tipo sexual, pero sí está violando una ley. El pibe que saca esto afuera y emite su opinión cuando él estaba enfrente mío y yo lo provoqué para que el chabón se enfrente como futuro periodista. El tipo se calla la boca, agacha la cabeza, se va de ahí y empieza a dar su opinión. Lo más loco de todo es que la gente le crea. Ahí dije '¿por qué la gente necesita creerle a este tipo?'. Porque está llena de dolor, de mierda, va a reaccionar ante cualquier cosa que se diga de esto".

También, destacó que los estudiantes no comprendieron lo que estaba haciendo en el taller: "Yo entiendo también que no era el momento. no era el lugar. Yo me equivoco en plantear este tipo de ejercicios en un lugar donde había chicos que no estaban en condiciones de entender lo que estaba pasando. Lo que estaba pasando desde que empezó la nota hasta que terminó. Es un ejercicio de psicodrama, lo hago cuando estoy componiendo. Agarra toda la historia de Bersuit, agarra la historia de la Caravana, métanse en las canciones, en el último disco fundamentalmente y se van a encontrar encarnando distintos personajes, que pueden llegar a ser un asesino, un violado, un mentiroso, un abusador...".

Por último, aclaró: "Yo no tuve nada que ver con eso, jamás tuve un episodio de violación, de abuso. Hasta mi mujer forma parte de la banda, mi hija canta conmigo, vienen niños, familias a los conciertos".

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico