Gustavo Fernández: "no hago las cosas para ser un ejemplo"

El tenista de 23 años, oriundo de Río Tercero, Córdoba, habló de su presente luego del logro obtenido en Australia ante el francés Nicolas Peifer que significó su segundo Grand Slam después de Roland Garros 2016.

El flamante campeón del Abierto de Australia en tenis adaptado, Gustavo Fernández, aseguró ayer que no desarrolla su carrera deportiva con la pretensión de "ser un ejemplo", pero aceptó que lo deja "satisfecho" si a otras personas con discapacidad física le sirve como estímulo en sus vidas.
"No sé si soy un referente o un modelo a seguir, no hago las cosas para ser un ejemplo, pero si sirve para la gente, me doy por satisfecho", manifestó Fernández a Télam desde las instalaciones de Cenard.
El tenista de 23 años, oriundo de Río Tercero, Córdoba, expresó su felicidad por el logro obtenido en Australia ante el francés Nicolas Peifer que significó su segundo Grand Slam después de Roland Garros 2016.
"Estoy feliz por cómo se dieron las cosas este último tiempo. Estuve cerca en 2014 de ganar en Australia, pero esta vez sentí que se podía dar. Después de perder el primer set me recuperé pronto y sentí que era la ocasión de ganar el segundo Grand Slam", manifestó Fernández, hijo de Gustavo Ismael, destacado ex jugador de básquetbol y hermano del base, Juan Manuel.
"La discapacidad y el deporte pueden coincidir y convivir, estoy seguro de eso. Hubo gente que me dijo que no iba a poder por estar en sillas de rueda, pero entendí que no era el final de la vida ni mucho menos. Pertenezco a una familia de deportistas y por eso no podía tener una actividad pasiva. Primero intenté con el básquetbol, para seguir la tradición familiar, pero me decidí por el tenis", apuntó a Télam el abanderado de la delegación argentina en los Juegos Paraolímpicos Río 2016.
Fernández destacó el reconocimiento de grandes nombres de la actualidad del tenis argentino como Juan Manuel Del Potro, Juan Mónaco, Leonardo Mayer y el capitán de Copa Davis, Daniel Orsanic, quienes lo llamaron por teléfono para felicitarlo.
Por último, el embajador de Inadi (Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo) desde 2016 se quejó por el monto que percibió por ganar el Abierto de Australia: "La diferencia en los premios es importante. No pido ganar lo mismo que (Roger) Federer, pero si que se reconozca el profesionalismo. Nos llevamos el 3 por ciento de lo que gana un singlista en la ATP, la diferencia es mucha y es una falta de respeto".

Fuente:

Notas Relacionadas


Las Más Leídas del Patagónico