Habitantes de un plan de viviendas del barrio Ciudadela le piden al IPV que saque a los delincuentes

Un grupo de residentes del plan de 230 Viviendas se reunió nuevamente para reclamar seguridad. Insisten con exigir a las autoridades del Instituto Provincial de la Vivienda "que se encargue de limpiar el barrio", en alusión a menores de edad que amparados por sus familias cometen robos, andan armados y amenazan a los vecinos. "Nuestro hijos están prisioneros en nuestras propias casas", graficaron.

Hace ya más de un año que los habitantes del sector de las 230 Viviendas, que se encuentra al final de Ciudadela, en la zona de altas antenas, conviven con familias que según ellos tienen a maltraer a todo el barrio. Ya se cansaron de denunciar robos, ataques armados a sus hijos y todavía no tienen respuestas de las autoridades.
Piden con urgencia que se instale una subcomisaría en uno de los departamentos que había sido usurpado y que ya evaluaron desde el IPV que puede servir como una instalación policial.
Una de las vecinas afectadas, Gabriela, comentó a El Patagónico: "muchos tienen temor de salir a la calle, estamos encerados con nuestros chicos bajo llave, estamos todos enrejados".
Frente a la situación, los vecinos se reúnen en busca de soluciones. "Estamos trabajando para poner una alarma comunitaria en cada cuadra", graficó Gabriela.
"Conocemos quiénes son los que andan haciendo travesuras en las casas de los vecinos, andan afanando, se meten a los patios y andan calzados con armas", aseguró. Y sostuvo que se aprovechan de la situación porque son menores de edad.
"Queremos una solución ya que la policía no pueden hacer nada. Andan los patrulleros vigilando el barrio, pero (los adolescentes) así como entran por una puerta salen por la otra porque son menores", insistió.
"Estamos pidiendo al IPV que se haga cargo de la gente que nos dejó adentro del barrio como vecinos porque somos todos trabajadores. No puede ser que menores se aprovechen y se adueñen de las 230 Viviendas y pongan en riesgo a otras familias", expresó. En los últimos días se registró una serie de robos que ponen en alerta a los vecinos. Ya meses atrás apuñalaron a un joven para robarle, balearon a otro y hasta tomaron una casa que después la prendieron fuego. Este último episodio movilizó a los vecinos, autoridades policiales, provinciales y municipales.
Marcela, otra vecina afectada, graficó que a un chico "le robaron la mochila, las zapatillas y andan viajando con las pertenencias de ese pibe en el colectivo mostrándoselas".
El reducido grupo de vecinas convocó al resto de los habitantes porque "muchos tienen miedo, miedo de salir en los medios, que le saquen fotos, que los identifiquen por las calles y después le bajen a tiros la casa o que les ataquen en la parada del colectivo a sus hijos adolescentes".
María del Carmen, mientras tanto, se quejó de la "maldita costumbre de cada barrio nuevo de recibir a toda la lacra que viene de otros barrios. No podemos estar así con los chicos encarcelados". En tanto, Gabriela solicitó: "el IPV que nos entregó las casas que se encargue de limpiar el barrio, que se encargue de sacar a los lacras que metió como vecinos".
La mujer sostuvo que tienen identificados a los revoltosos. "Sabemos quiénes son y nos hemos reunidos muchas veces. Le hemos mandado una nota a Carlos Linares el 12 de junio de 2015. Se pide la comisaría en el barrio en la entrada donde está la antena. Estamos pidiendo seguridad", insistió.

REFUERZAN LA SEGURIDAD
Ante el reclamo de los vecinos, la Comisaría Mosconi confirmó a El Patagónico que reforzaron la seguridad en el sector y pusieron un patrullero especial para que haga recorridos más seguidos ante el grupo de menores de edad mantiene en vilo al barrio.
Según detallaron desde la comisaría, el jueves, un chico de 16 años fue detenido al intentar ingresar a un domicilio y agregaron que en estos meses realizaron numerosas detenciones y allanamientos.

Fuente:

Notas Relacionadas

Dejá tu comentario

Las Más Leídas del Patagónico